Mundo

Beijing pide a EU no dañar soberanía por el Mar de China Meridional

El ministro chino de Exteriores, Wang Yi, dijo a John Kerry que Estados Unidos debería mantener sus promesas de no tomar parte en la disputa antes del dictamen judicial de La Haya sobre el Mar de China Meriodional. 
Reuters
07 julio 2016 7:4 Última actualización 07 julio 2016 7:5
Mar China Meriodional

(Archivo/Reuters)

WASHINGTON/PEKÍN.- Estados Unidos no debería hacer nada para dañar la soberanía de China y la seguridad en el Mar de la China Meriodional, dijo el ministro chino de Relaciones Exteriores al secretario de Estado estadounidense, antes de un dictamen judicial clave sobre las aspiraciones del gigante asiático sobre el disputado mar.

En una conversación telefónica, el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, dijo a John Kerry que Estados Unidos debería mantener sus promesas de no tomar parte en la disputa, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

China espera que Estados Unidos "hable y actúe con cautela, y no tome medidas que dañen la soberanía china y los intereses de seguridad", dijo el comunicado, citando a Wang.

La tensión ha crecido antes del dictamen previsto para el 12 de julio por parte de un tribunal de arbitraje que dirime la disputa entre China y Filipinas por el Mar de la China Meridional en La Haya.

China realizó esta semana maniobras militares alrededor de las islas Paracelso, en el norte de la región, mientras que funcionarios navales estadounidenses dijeron que sus destructores habían patrullado arrecifes e islas controladas por China en las Islas Spratly.

Aunque no se acercaron a las 12 millas náuticas -que requeriría aprobación de alto nivel- los destructores estuvieron entre las 14 y las 20 millas náuticas, dijo el diario Navy Times. El navío USS Ronald Reagan y sus naves de escolta también han patrullado el mar desde la semana pasada.

China acusa frecuentemente a Estados Unidos por suscitar problemas en la zona, donde sus reivindicaciones territoriales se solapan en parte con Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunéi y Taiwán.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo que no podía comentar el caso legal con Filipinas, pero pidió una solución pacífica de las diferencias tras reunirse con Wang en Pekín.