Mundo

Barrio parisino con vista... pero sin empleos

Hace diez años, Clichy-sous-Bois era el centro de violentos disturbios; hoy, tiene residencias, escuelas nuevas y mayor presencia policial... pero no hay empleo.
Bloomberg
18 marzo 2015 21:51 Última actualización 19 marzo 2015 5:0
Clichy-sous-Bois padece de desempleo, a diez años de los violentos disturbios que le dieron fama. (AP)

Clichy-sous-Bois padece de desempleo, a diez años de los violentos disturbios que le dieron fama. (AP)

Clichy-sous-Bois, el epicentro de los disturbios que conmocionaron Francia hace 10 años, ha renovado buena parte de sus viviendas públicas, ha construido nuevas escuelas y centros médicos y ha instalado una piscina pública. Por fin tiene una repartición policial.

Pero el suburbio de 31.000 habitantes sigue careciendo de empleos: el índice de desempleo entre los jóvenes alcanza el 40 por ciento.

Los problemas de las banlieues –o suburbios- como Clichy-sous-Bois vuelven a estar presentes en el radar de las autoridades luego de que tres jóvenes que habían crecido en la zona protagonizaran una matanza en enero. Desde 1973, cuando el entonces presidente Georges Pompidou dispuso el fin de la construcción de torres erigidas después de la Segunda Guerra Mundial, todos los gobiernos han tenido un “plan banlieue”, pero ninguno ha tenido éxito.

Las banlieues son sin duda el mayor problema que enfrenta Francia en la actualidad...

"Las banlieues constituyen la prueba del fracaso de la estrategia de planeamiento urbano y administración de la comunidad durante medio siglo”, dijo Jim Shields, director de estudios franceses de la Universidad Aston en Birmingham, Inglaterra. “Las enormes sumas de dinero público que se inyectaron en esas zonas para mejoras de infraestructura no hacen más que abordar los síntomas, no las causas”.

Si bien Francia no lleva estadísticas basadas en razas ni religiones, las banlieues que rodean las ciudades francesas tienen un mayor porcentaje de inmigrantes y musulmanes que el resto del país. El primer ministro Manuel Valls dijo el 20 de enero que “en Francia se ha consolidado un apartheid étnico, social, territorial”.


ÍNDICES DE DESEMPLEO

La crisis económica y el desempleo récord de Francia han golpeado con más fuerza a los jóvenes y a los pobres, lo que obstaculiza los intentos del gobierno de mejorar el nivel de vida en las zonas más afectadas. Clichy-sous-Bois, ubicado en una meseta que domina el norte de París pero que carece de estación de tren, tiene un índice de desempleo de 22 por ciento, más del doble del promedio nacional. Su centro de empleo tiene apenas 231 pedidos en la zona, que tiene 284 mil habitantes.

“La situación es peor que hace 10 años”, dijo Mohammed Chirani, un consultor político que fue nombrado viceprefecto del gobierno regional de Clichy-sous-Bois luego de los disturbios de 2005. “El desempleo es generalizado y los jóvenes no tienen perspectivas”.

Unos 4.4 millones de personas, alrededor del 7 por ciento de la población, viven en las llamadas zonas urbanas sensibles (ZUS), donde aproximadamente el 60 de las viviendas es público, el salario promedio es la mitad del nacional y casi una tercera parte de los habitantes tiene un padre nacido en el extranjero, en comparación con alrededor del 10 por ciento en el plano nacional.