Mundo

Baja pobreza y desempleo en Panamá, pero prosigue la disparidad

10 febrero 2014 5:9 Última actualización 10 julio 2013 19:19

[Cuartoscuro] 


Notimex

Panamá, con una población de 3.5 millones de personas, registró un crecimiento económico promedio de 8.6%  en los últimos cinco años, lo cual le permitió reducir la pobreza y el desempleo, aunque prosiguen las disparidades.

Cifras del Ministro de Economía y Finanzas, Frank De Lima, señalaron que en los últimos cuatro años, el país redujo la pobreza en unos seis puntos, a 25.8% de la población, mientras el desempleo cayó de 14% en 2000 a sólo 4.0% en 2012.

"Panamá ha avanzando mucho gracias al crecimiento (...) aún tenemos mucho qué hacer", señaló el ministro panameño.

Panamá creció en un promedio de 8.6% de 2008 a 2012, con un máximo de 10.8% en 2011 y un mínimo de 3.9%, con fuertes inversiones públicas e inversiones extranjeras que tan solo en 2012 ascendieron a 3,000 millones de dólares.

La reducción de la pobreza le valió al país que el Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) entregara el mes pasado al presidente Ricardo Martinelli un reconocimiento por alcanzar una de las metas de los Objetivos del Milenio de 2015.

De acuerdo con la FAO, Panamá logró reducir, en términos relativos, a la mitad el porcentaje de personas que padecen hambre.

De acuerdo con De Lima, el crecimiento económico también impactó en lograr la reducción de los desocupados a 4.0%, razón por la cual el presidente Martinelli en varias ocasiones ha afirmado que el país goza de pleno empleo.

En materia de trabajo infantil, se redujo en dos años, en 19.5% el número de niños en labores remuneradas, a 50,410 menores, aunque aún la mayoría (40,000) lo hace en condiciones peligrosas.

Pero el fenómeno presenta disparidades con un 73% de los niños ubicados en zonas rurales e indígenas.

Mientras en la capital, la tasa de incidencia del trabajo infantil es de 2.9% por debajo del promedio nacional del 5.6%-, en la comarca indígena Ngöbe-Buglé, en el occidente del país, llega al 18.6%, indicó un reciente informe.

De Lima atribuyó también la mejoría en los indicadores sociales a la fuerte inyección de subsidios, de unos 300 millones de dólares, destinados a diversos programas de asistencia destinados a los sectores más vulnerables del país.

"Panamá es un país de contrastes, pero poco a poco se van combatiendo", sostuvo De Lima.

Sin embargo, el economista Rolando Gordón cuestionó los supuestos logros sociales al afirmar que desde hace cinco años no se realiza una encuesta de hogares para determinar los niveles de pobreza en el país.

"La están midiendo por la canasta básica y el ingreso y eso es un problema", aseguró Gordón a Notimex al señalar que lo más correcto es tasar la pobreza con base en indicadores como el consumo de calorías.

"Si la pobreza disminuyó es algo ficticio, en parte porque se debe a los subsidios; ese subsidio el día que se le quite el individuo sigue siendo pobre", manifestó.

Además dijo que si el desempleo creció fue porque en esa proporción aumentó la ocupación en el sector informal de la economía, a un 37%.

El problema afirmó Gordón es que la estructura económica de Panamá está ligada a los negocios vinculados con el canal interoceánico que cruza su territorio.

"Ha venido mucha inversión extranjera, pero está alrededor del canal en áreas que miran al mercado internacional; el beneficio que dejan a Panamá es muy poco: no tienen efecto multiplicador en la economía, no están interesados en reinvertir capital en otras áreas", apuntó.

Esta situación, dijo Gordón, provoca disparidades como la que se muestra en la capital donde el lujoso sector de Paitilla y Punta Pacífica con imponentes edificios convive con una barriada marginal, mientras existen comunidades sin agua potable y electricidad.