Mundo

Ataques contra policías en EU disminuyen;  autores son blancos

Según la revista Mother Jones, la mayoría de los ataques mortales sobre agentes en 2013 fueron perpetrados por blancos, aún cuando los afroamericanos son arrestados y encarcelados en un promedio superior al de los blancos.
Gabriel Moyssen
24 diciembre 2014 11:59 Última actualización 24 diciembre 2014 13:16
Los organizadores dijeron que la interrupción fue un disgregador innecesario. Sin embargo, algunos en el grupo de Missouri dijeron que estaban decepcionados y que el mitin era sobrio y poco efectivo. (Reuters)

Los organizadores dijeron que la interrupción fue un disgregador innecesario. Sin embargo, algunos en el grupo de Missouri dijeron que estaban decepcionados y que el mitin era sobrio y poco efectivo. (Reuters)

Mientras que el Departamento de Policía de la ciudad de Nueva York continúa investigando el asesinato de los agentes Rafael Ramos y Wenjian Liu, nuevos detalles han surgido sobre la tendencia de los ataques a policías en Estados Unidos, que apuntan hacia una disminución general, al tiempo que la mayoría de los responsables, al menos el año pasado, fueron blancos, destacó la revista Mother Jones.

De acuerdo con la publicación, los asaltos y homicidios contra policías en el país vecino se han reducido drasticamente en el transcurso de los últimos dos decenios, en paralelo a la caída de la tasa criminal en general y si bien el caso del fin de semana en Nueva York atrajo los reflectores sobre el sospechoso Ismaaiyl Brinsley, afroamericano, la mayoría de los ataques mortales sobre agentes en 2013 fueron perpetrados por blancos, aún cuando los afroamericanos son arrestados y encarcelados en un promedio superior al de los blancos.

El punto más alto de los asesinatos de policías se registró a principios de la década de 1970, con más de 120 por año; después cayó abruptamente a poco más de 30 en 2007, para experimentar un crecimiento superior a 60 homicidios en 2010, lo que va en línea con el descenso de los delitos con violencia padecidos por la población en general, que de ser más de 700 por cada 100 mil residentes en 1990 pasaron a menos de 400 en 2010, según información oficial de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

Los asaltos o agresiones no mortales contra policías, asimismo, pasaron de casi 20 por cada 100 en 1970 a 10 por cada 100 en 2010.

El caso de Brinsley, sin embargo, puede contribuir a incrementar las tensiones étnicas en Nueva York y el país, pese a que se trataría de un delincuente serial que habría matado a una mujer en Baltimore antes de viajar a la urbe de hierro.

Los comentarios ofensivos contra la policía que publicó en redes sociales antes de matar a Wenjian y Ramos, añade Mother Jones, han llevado a muchos a relacionar su crimen con las grandes protestas que se han registrado en las últimas semanas para repudiar la violencia excesiva de las autoridades que se enfoca, sobre todo, en las minorías étnicas.

Al mismo tiempo, el ataque en el barrio de Bedford-Stuyvesant de Brooklyn del sábado ha sido aprovechado por el sindicato de la policía y otros grupos conservadores para criticar al alcalde neoyorquino Bill de Blasio, al procurador general norteamericano, Eric Holder y al presidente Barack Obama, quienes después de los incidentes que costaron la vida a los afroamericanos Michael Brown y Eric Garner este año en Ferguson, Saint Louis y Staten Island, Nueva York, respectivamente, han reconocido que las agencias policiales a menudo toleran y alientan patrones de violencia contra los afroamericanos, latinos y otras minorías.