Mundo

Atacante de Dallas planeaba algo más grande con explosivos: jefe de policía

El jefe policial dijo que en un allanamiento a la vivienda de Johnson se encontraron señales de que había practicado con explosivos, y que otras pruebas sugerían que quería usarlos contra objetivos de las fuerzas de seguridad.
Reuters
10 julio 2016 21:10 Última actualización 10 julio 2016 21:11
Una bandera de EE.UU. vuela a media asta por los policías muertos durante una balacera en Dallas. (Reuters)

Una bandera de EE.UU. vuela a media asta por los policías muertos durante una balacera en Dallas. (Reuters)

DALLAS.- El veterano del Ejército de Estados Unidos que mató a tiros a cinco oficiales de la policía de Dallas estaba preparando un ataque más grande, posiblemente con explosivos, y se burló de la fuerza de seguridad y escribió en una pared con su propia sangre antes de ser ultimado, dijeron el domingo las autoridades.

Micah X. Johnson improvisó y utilizó su entrenamiento militar para disparar contra la policía durante una manifestación el jueves por la tarde, declaró a la cadena CNN el jefe de policía de Dallas, David Brown.

"Estamos convencidos de que este sospechoso tenía otros planes", dijo Brown, y agregó que las recientes muertes de dos hombres negros a manos de policías en Minnesota y Luisiana llevaron al atacante de Dallas a acelerar sus planes.

Johnson, un veterano militar negro de 25 años que cumplió servicio en Afganistán, aprovechó la marcha que comenzó hacia el final de una protesta por esas dos muertes. Adelantándose a los manifestantes, se detuvo cuando vio la posibilidad de usar terrenos altos para disparar a la policía, explicó Brown.

El jefe policial dijo que en un allanamiento a la vivienda de Johnson se encontraron señales de que había practicado usando explosivos, y que otras pruebas sugerían que quería usarlos contra objetivos de las fuerzas de seguridad.

Antes de ser muerto por un robot equipado con una bomba, Johnson cantó, se rió, y se burló de la policía, diciendo que quería "matar gente blanca" por los asesinatos de gente negra a manos de policías.

Brown dijo que la policía fue tomada por sorpresa cuando algunos manifestantes se abrieron de la demostración del jueves, y que sus oficiales quedaron expuestos a los disparos al tratar de bloquear las calles por donde pasarían quienes iban marchando.

El entrenamiento militar de Johnson lo ayudó a disparar y moverse rápidamente, "triangulando" las descargas con múltiples rondas por lo que la policía al principio temió que se enfrentaba a varios tiradores.

Brown defendió enérgicamente la decisión de usar un robot para matar al atacante, diciendo que se le cargó "alrededor de una libra de (el explosivo) C4". Y dijo que Johnson escribió las letras "RB" con su propia sangre sobre una pared antes de morir.

"Estamos tratando de averiguar a través de las cosas que encontramos en su casa qué significan esas iniciales", señaló el jefe policial.

El sangriento incidente en Dallas amplificó una semana turbulenta en Estados Unidos, en la que temas como el racismo, la violencia con armas de fuego, y el uso de fuerza letal por parte de la policía volvieron a convulsionar al país.