Mundo

Assad enfrentará a dos contrincantes en comicios presidenciales

Los activistas de oposición y varias naciones occidentales han censurado las elecciones por considerarlas una farsa, ya que la votación presumiblemente solo se realizará en territorios controlados por el gobierno.
Associated Press
04 mayo 2014 13:39 Última actualización 04 mayo 2014 13:39
 [El 22 de enero tendrán lugar conversaciones de paz en Ginebra entre el Gobierno de Assad y opositores políticos. / Reuters] 

El tribunal dictaminó que otros 21 candidatos no cumplían con los requisitos. Reuters/Archivo)

BEIRUT.- El acosado presidente sirio Bashar Assad enfrentará a otros dos candidatos en las elecciones presidenciales de junio, anunció el domingo el Tribunal Supremo Constitucional, aunque se presume que el mandatario ganará en medio de la guerra civil que desangra el país.

El tribunal dictaminó que otros 21 candidatos no cumplían con los requisitos, dijo el vocero Majid Khadra en la televisión estatal. No entró en detalles.

Assad, que busca un tercer período de siete años, enfrentará a Hassan bin Abdullah al-Nouri, un legislador de Damasco de 54 años y a Maher Abdul-Hafiz Hajjar, de 43, un legislador de la ciudad de Alepo.

Los activistas de oposición y varias naciones occidentales han censurado las elecciones por considerarlas una farsa, ya que la votación presumiblemente solo se realizará en territorios controlados por el gobierno.

Assad asumió el poder después de la muerte de su padre, Hafez Assad, en el 2000. Hasta entonces habían sido elegidos mediante plebiscitos en los que eran candidatos únicos y los votantes votaban únicamente por sí o por no.

En marzo, el parlamento sirio aprobó una ley electoral que abrió la puerta —al menos en teoría— a otros candidatos, pero la nueva ley impuso condiciones que en la práctica aseguran que ninguna figura de la oposición sea capaz de postularse. Estipula que los candidatos deben haber vivido en Siria durante los 10 años anteriores y que no pueden tener otra nacionalidad.

No hay estadísticas confiables sobre el apoyo público a Assad, pero muchos sirios desconfían de todos los partidos en pugna.

La rebelión armada está dominada por la mayoría de los musulmanes suníes, mientras la mezcla de cristianos y minorías musulmanas, incluso la propia secta alauí de Assad, tienden a apoyar al presidente, temerosa de su situación en el caso de que los intransigentes entre los suníes tomen el poder.

El conflicto sirio ha devenido en una guerra civil que según los activistas ha dejado hasta ahora más de 150,000 muertos. Los extremistas islámicos, incluso combatientes extranjeros y rebeldes sirios que han abrazado las ideologías intransigentes al estilo de al-Qaida, han asumido un papel cada vez más prominente, lo que ha disminuido el apoyo de Occidente a la rebelión contra Assad.

Esa situación ha causado choques entre brigadas islámicas y los rebeldes más moderados, que han lanzado una guerra contra el Estado Islámico de Irak y el Levante, un grupo desprendido de al-Qaida. La lucha entre grupos rebeldes enemigos ha dejado más de 3.000 muertos desde comienzos de año, dicen activistas.

El domingo, el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que la lucha entre el Estado Islámico y el Frente Nusra, vinculado con al-Qaida, ha matado a 62 rebeldes y ha obligado a decenas de miles de personas en el área a abandonar sus hogares. La lucha se libra en torno de tres pueblos en la provincia de Deir el-Zour cerca de la frontera iraquí.