Mundo

Asesinan a presidente
de partido opositor en Venezuela 

Luis Manuel Díaz, dirigente en del partido opositor venezolano Acción Democrática, fue asesinado tras recibir disparos al final de un acto político en el estado de Guárico.
AP
25 noviembre 2015 20:41 Última actualización 25 noviembre 2015 21:8
propaganda

Propaganda de la candidata Marialbert Barrios quemada en Caracas, Venezuela. (AP)

Luis Manuel Díaz, dirigente del partido opositor Acción Democrática fue asesinado la noche del miércoles por personas armadas que dispararon contra una concentración al final de un acto político en la localidad central de Altagracia de Orituco, estado Guárico, Venezuela, anunció un miembro de esa organización política.

Díaz, secretario general de AD en la localidad, murió cerca las de 7:00 de la noche tras recibir disparos en medio de una concentración opositora, indicó Carlos Prosperi, dirigente de la organización política en el estado Guárico y candidato a las parlamentarias por la coalición opositora, a The Associated Press.

Prosperi relató que al finalizar un acto político en Altagracia de Orituco se comenzaron a escuchar disparos, y en medio de la confusión fue herido Díaz, quien ingresó poco después sin signos vitales a un centro de atención médica.

En un incidente violento por separado durante la jornada del miércoles, al menos dos manifestantes opositores resultaron lesionados en un enfrentamiento con presuntos simpatizantes del gobierno durante una concentración que convocó la alianza opositora en el estado suroriental de Bolívar, donde se esperaba el arribo del líder y ex candidato presidencial Henrique Capriles, indicaron organizadores del evento.




El dirigente opositor Francisco Cardier dijo a la prensa que supuestos militantes del partido oficialista golpearon y atacaron a personas presentes en la concentración, pero no ofreció detalles.

En otro evento político que se realizó el miércoles en el estado central de Guárico, supuestos grupos armados atacaron a activistas del partido opositor de Voluntad Popular, sin que se generaran lesionados, reportó en un comunicado la organización política.

Los restos de volantes y afiches de candidatos opositores quemados y apilados en una pequeña montaña de basura de la que aun salía humo la tarde del martes mostraban los vestigios de una batalla campal que se libró en una concurrida calle de la populosa barriada de Catia, al oeste de la capital.

Hasta el momento, las autoridades no han emitido declaraciones sobre los incidentes violentos ocurridos en medio de la campaña, uno de los cuales ya fue denunciado en la Fiscalía General.

Los incidentes violentos que se han registrado en los últimos días en plena campaña electoral en Venezuela amenazan con caldear la escena política a 11 días de los comicios legislativos.

La campaña electoral en Venezuela arrancó el 13 de noviembre con poco entusiasmo y modestos eventos y propagandas en una muestra de la compleja crisis económica que agobia al país sudamericano caracterizada por una desbordada inflación y severos problemas de escasez de alimentos y otros productos básicos.

Rosa González, una estudiante universitaria y militante del partido opositor Voluntad Popular, fue testigo del incidente que ocurrió la noche del lunes donde unos 20 supuestos simpatizantes del gobierno, algunos de ellos armados y montados en motocicletas, llegaron al lugar y atacaron a una decena de opositores que colgaban propaganda electoral.

"Arrancaron los pendones que ya estaban montando los muchachos... le dieron una patada a la escalera donde estaba montado un señor que cayó al suelo y luego le dieron patadas. A otro le dieron cachazos. A uno le quemaron los zapatos y le quitaron la ropa", dijo González a The Associated Press al relatar los momentos de angustia que vivió junto a sus compañeros. La activista señaló que logró salir ilesa del incidente gracias a que se escondió dentro de un vehículo que estaba cerca del lugar.

Tras la golpiza, los atacantes abordaron un pequeño transporte público donde los opositores llevaban más de un centenar de afiches y volantes, y se lo llevaron junto con el chofer y dos personas más, a quienes mantuvieron retenidos por varias horas, indicó González.

Todo el material electoral que iba en el vehículo fue lanzado en un basurero improvisado y quemado en una de las salidas del metro en Catia.

"Esta es una campaña por la alegría, la paz, por el futuro, que contrasta con la intencionalidad oscura de aquellos que intentan hacer de las elecciones un evento para la violencia y la oscuridad", afirmó recientemente el alcalde de Caracas y jefe de campaña del oficialismo, Jorge Rodríguez.

Otro incidente se registró la tarde del domingo en la populosa barriada de Petare, al este de la ciudad, cuando de más de una decena de hombres, algunos de ellos con los rostros cubiertos con pasamontañas, vestidos con camisetas rojas y armados con fusiles, ametralladoras, pistolas y revólveres, bloquearon el paso a un grupo de opositores e hicieron más de un centenar de disparos al aire para dispersarlos de lugar, relató el diputado opositor y candidato a la reelección, Miguel Pizarro.

Dirigentes oficialistas desestimaron el incidente de Petare, que fue considerado como un "show mediático", y señalaron a opositores de estar detrás de ese evento.