Mundo

Aplazan indefinidamente las conversaciones de paz en Yemen

Una conferencia para lograr la paz en Yemen patrocinada por la ONU y que debía comenzar el jueves en Ginebra ha sido aplazada por tiempo indeterminado, anunciaron voceros oficiales.
AP
25 mayo 2015 16:55 Última actualización 25 mayo 2015 16:59
Etiquetas
Ataque aéreo a la capital de Yemen, Saná, ocurrido el domingo

Ataque aéreo a la capital de Yemen, Saná, ocurrido el domingo. (Reuters)

SANÁ, Yemen.- Una conferencia de paz en Yemen patrocinada por la ONU y que debía comenzar el jueves en Ginebra ha sido aplazada por tiempo indeterminado, dijeron voceros oficiales de las partes.

El objetivo era poner fin a semanas de combates intensos y ataques aéreos saudíes contra un grupo rebelde respaldado por Irán en medio de una crisis humanitaria que ha provocado escasez de alimentos y combustibles en el país más pobre del mundo árabe.

Tres funcionarios de los hutíes y los partidos socialista y unionista dijeron el domingo por la noche que les avisaron de la postergación de las conversaciones y que no había nueva fecha. Todos hablaron bajo la condición de anonimato por no estar autorizados a informar a la prensa.


Un funcionario de la ONU, quien habló bajo la condición de no ser identificado, confirmó el aplazamiento de las conversaciones.

En tanto, aviones de la coalición encabezada por Arabia Saudí atacaron posiciones hutíes en la capital y el resto del país.

La ONU había exhortado a todas las partes a asistir a las conversaciones, anunciadas la semana pasada, sin imponer condiciones, pero el gobierno en el exilio del presidente Abed Rabbo Mansour Hadi reiteró su reclamo de que los hutíes abandonen previamente Saná, la capital, y todas las poblaciones ocupadas en los últimos meses.

Los hutíes dijeron que participarían. Su líder, Abdul-Malek al-Houthi, había dicho que las conversaciones eran la única solución a la guerra. Había boicoteado una conferencia previa auspiciada por Arabia Saudí con la exigencia de que se realizaran en un país neutral.

La ONU calcula que al menos mil 37 civiles, incluidos 130 mujeres y 234 niños, murieron entre el 26 de marzo y el 20 de mayo. Las ciudades de Sada y Adén han sufrido los mayores daños a su infraestructura.

Grupos humanitarios dijeron que una tregua de cinco días la semana pasada fue insuficiente para el arribo de ayuda. Fue violada varias veces.