Mundo

Analizan seguridad del Papa en Brasil

10 febrero 2014 5:8 Última actualización 24 julio 2013 5:4

[Reuters]


 
Agencias
 
 
BRASILIA, 23 de julio.–– El papa Francisco hizo una pausa en su agenda pública en Brasil, mientras las autoridades analizan las fallas de seguridad que permitieron la víspera que el automóvil del pontífice fuera cercado por la multitud durante su recorrido en Río de Janerio.
 
 
La llegada del papa argentino en un vehículo que quedó atrapado tres veces durante varios minutos en el tránsito, mientras una multitud en delirio le arrojaba regalos por la ventanilla y hasta le tocaba, para desesperación de sus guardaespaldas, generó cuestionamientos sobre el operativo de seguridad.
 
 
Las autoridades admitieron errores de comunicación entre los diferentes organismos encargados y la alcaldía de Río de Janeiro señaló que el chofer del automóvil se equivocó en la ruta.
 
 
Unos 30 guardaespaldas, algunos del Vaticano y otros brasileños, hicieron desesperados esfuerzos para contener a la multitud. Francisco no sólo lucía tranquilo, sino que en ocasiones se acercaba a la gente, bajando las ventanas del vehículo para saludar y tocar a quienes le estrechaban sus manos. La Secretaría de Seguridad para Grandes Eventos sostuvo que el propio papa pidió al chofer disminuir la velocidad para saludar a los fieles.
 
 
“No hay que dramatizar lo que sucedió. Todo salió bien, nadie fue allí para hacer daño al papa”, indicó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.
 
 

“El secretario del papa me confió que estaba asustado, pero que él permaneció muy sonriente”, añadió.
 
 
También restó importancia a la noticia de que la policía hizo explotar una bomba descubierta en las inmediaciones del santuario de Aparecida, que visitará mañana.
 
 
De acuerdo con el programa oficial del viaje apostólico, el pontífice no tuvo ninguna actividad pública hoy, aunque Lombardi no descartó sorpresas.
 
 
El arzobispo de Sao Paulo, Odilo Scherer, uno de sus rivales en el cónclave de marzo, indicó que “no se debe exagerar en la psicosis de seguridad, como si fuera intocable. Quiere estar cerca del pueblo y en contacto con los fieles”.
 
 

“Gracias. Gracias. Gracias a ustedes y a las autoridades por haberme dispensado una acogida tan cálida en tierra carioca”, escribió en Twitter Jorge Mario Bergoglio, tras pasar su primera noche en Río.
 
 
“Hoy comenzamos una semana estupenda en Río. Que sea una ocasión para profundizar nuestra amistad con Jesucristo”, apuntó.