Mundo

Amigos o no, Trump merece respeto como presidente: Merkel

Donald Trump ganó según las leyes electorales de Estados Unidos y merece respeto "independientemente de cómo evalúe nuestras opiniones", consideró la canciller federal.
Bloomberg
23 agosto 2017 11:59 Última actualización 23 agosto 2017 14:39
Merkel

Merkel. (AP)

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que está obligada a tratar a Donald Trump con respeto porque ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos de manera justa y contundente, aunque defenderá enérgicamente los intereses alemanes cuando las políticas discrepen.

"No se trata de ser amigos o estar en una familia", dijo Merkel en un panel en Berlín. "Cada uno de nosotros representa los intereses de nuestros países y nuestros ciudadanos y tenemos que tratar de hacer todo lo que podamos para promover estos intereses".

En una discusión que abarcó desde la política exterior hasta los hábitos de lectura de la canciller, Merkel vinculó la elección de Trump a un "miedo a un retroceso estadounidense" y dijo que no se le entregó la Casa Blanca en "bandeja de plata".

Trump ganó según las leyes electorales de Estados Unidos y merece respeto "independientemente de cómo evalúe nuestras opiniones", dijo la canciller federal.

Las declaraciones de Merkel llegan cuando la canciller lucha por construir con Trump la clase de relación que mantuvo con sus dos predecesores. El presidente de Estados Unidos ha atacado el superávit comercial de Alemania, presionado a los aliados de la OTAN para que gasten más en defensa y se ha retirado del acuerdo climático de París.

En mayo, Merkel cuestionó la confiabilidad de Estados Unidos que ha sostenido la alianza transatlántica desde la Segunda Guerra Mundial.

Al acercarse la elección nacional del 24 de septiembre, el principal oponente de la canciller, Martin Schulz, está intensificando su esfuerzo por vincularla con Trump.

El socialdemócrata amplió los ataques de su partido a Trump el martes, prometiendo prohibir las armas nucleares estadounidenses en Alemania y retratando a Merkel como sumisa a la presión de Estados Unidos para aumentar los gastos de defensa.

En el panel del periódico Handelsblatt, Merkel dijo que la obligación de Alemania es a la promesa de 2014 por parte de todos los países de la OTAN de aumentar el gasto en defensa "cerca" del 2 por ciento de la producción económica. "Esto no tiene absolutamente nada que ver con el actual presidente" de Estados Unidos, dijo.