Mundo

Alza en los impuestos no está descartado por May

La decisión de convocar a elecciones anticipadas ha obligado a la primera ministra británica, Theresa May, a enfrentar temas candentes para su partido, como los impuestos, las pensiones y la ayuda externa.
Reuters
22 abril 2017 13:30 Última actualización 22 abril 2017 14:13
Brexit: ¿Qué ocurrirá cuando se active el Artículo 50?

Nueve meses después de que los británicos votaran para abandonar la Unión Europea, la primera ministra Theresa May planea iniciar el proceso de divorcio el 29 de marzo. Tanto la Unión Europea como Reino Unido tendrán que determinar qué es negociable y qué no.

La primera ministra británica, Theresa May, se negó este sábado a descartar un aumento en los impuestos personales si gana una elección convocada anticipadamente para junio, en el inicio de una campaña diseñada para fortalecer su mandato antes de las conversaciones sobre los términos del "Brexit".

Las encuestas ponen a los conservadores de May en camino de lograr una victoria aplastante, pero la sorpresiva decisión de convocar a elecciones ha obligado a la primera ministra a enfrentar una serie de temas candentes para su partido, como los impuestos, las pensiones y la ayuda externa.

"En esta elección, la gente tendrá una opción muy clara, entre un Partido Conservador que siempre ha sido, es y seguirá siendo un partido que cree en unos impuestos más bajos", dijo May.

"O entre elegir un Partido Laborista cuyo instinto natural es aumentar los impuestos. Esa es la elección: menores impuestos bajo los conservadores o impuestos más altos bajo el Partido Laborista", agregó.

El Partido Laborista acusó a los conservadores de planificar una "bomba tributaria", mientras que los liberales demócratas, un partido más pequeño, dijeron que los planes golpearían a los trabajadores.

May sufrió un revés en marzo de este año, cuando un plan del ministro de Finanzas, Philip Hammond, fue desechado tras la indignación de los legisladores de su partido, que argumentaban que la medida violaba las promesas electorales realizadas el 2015.

El viernes, May también reafirmó su compromiso de gastar el 0.7 por ciento del ingreso nacional en ayuda externa -un pilar de los intentos de su predecesor, David Cameron, por suavizar la imagen del partido-, aunque no se comprometió a mantener las protecciones a las pensiones.

Informes de medios dijeron que el compromiso de la ayuda sería desechado, en medio de la oposición de algunos legisladores que prefieren que el dinero sea gastado en casa.