Mundo

Alud 'sepulta' parte de la autopista 1 de California

El mal clima y las lluvias provocaron que parte de una colina se desprendiera y afectara a la emblemática carretera 1 que recorre la costa de California.
AP
24 mayo 2017 2:6 Última actualización 24 mayo 2017 2:6
Deslave. (Tomada de @KQED)

La estrecha y serpenteante autopista 1 es un importante recorrido para los turistas. (Tomada de @KQED)

BIG SUR, California.- Un enorme alud de tierra en la autopista 1, que recorre la costa de California, sepultó la carretera bajo una capa de 12 metros de rocas y tierra, tras un invierno de seguidos deslaves e inundaciones.

Una parte de la colina se desprendió el sábado por la noche en una zona llamada Mud Creek en la región de Big Sur y cubrió en torno a medio kilómetro (un tercio de milla) de carretera, cambiando el perfil de la costa que había justo al borde de la carretera, indicó el lunes Colin Jones, portavoz del Departamento de Transportes de California.

“Un alud enorme. Nunca hemos visto nada igual”, dijo Jones.

El estado ya había cerrado parte de esa autopista para reparar pavimento dañado y retirar restos tras otro deslizamiento provocado por uno de los inviernos más lluviosos en California en varias décadas.

Las autoridades retiraron a los trabajadores de mantenimiento de la zona la semana pasada tras darse cuenta de que la tierra saturada de agua en esa área era cada vez más inestable, dijo Jones. La tierra y las rocas, señaló, cubren ahora una superficie 10 veces mayor.

Las autoridades estatales tenían previsto esperar a que pasara el riesgo de aludes inmediatos antes de empezar a estudiar cómo reforzar la colina y reconstruir y reabrir esa parte de la carretera, señaló.

La estrecha y serpenteante autopista 1 que recorre el Big Sur es un gran reclamo turístico, que atrae visitantes a los tranquilos bosques de secuoyas rojas, playas e impactantes paisajes costeros.

El duro invierno provoco el cierre de al menos otros dos tramos de carretera en la zona, obligando a algunos alojamientos turísticos a cerrar y a otros a utilizar helicópteros para transportar huéspedes y suministros.

Aunque la temporada de lluvias ha terminado en su mayor parte y el sol ha vuelto a salir, “eso no significa que la tierra no esté moviendo ahora por lo que ocurrió durante el invierno”, dijo Jones.