Mundo
 

Alimentar a los desamparados: ¿Caridad o delito?

En el sur de Florida, alimentar a las personas sin techo se ha vuelto un delito, de acuerdo a una ley que entró en vigor el viernes pasado y que castiga con máximo 60 días de cárcel y 500 dólares de multa a quienes lo cometan. 
AP
05 noviembre 2014 16:33 Última actualización 06 noviembre 2014 5:0
ABBOT

A pesar de las prohibiciones, Arnold Abbt y otros 2 ministros del sur de Florida, continúan preparando alimentos para alimentar a los desamparados. (AP)

Para Arnold Abbot, alimentar a los desamparados en un parque público en el sur de la Florida fue un acto de caridad. Pero para las autoridades de Fort Lauderdale, el hombre de 90 años cometió un delito.

Arnold y dos ministros del sur de la Florida fueron arrestados el fin de semana pasado mientras daban de comer a los desamparados. Fueron acusados de infringir una nueva ordenanza que restringe la alimentación en público de las personas sin techo y cada uno enfrenta un máximo de 60 días de prisión y una multa de 500 dólares.

"Uno de los policías me dijo: '¡Baje el plato ahora mismo!' como si yo tuviera una pistola", dijo Abbott al canal de televisión WPLG. "Esto no es otra cosa que la crueldad de la gente contra otros seres humanos".

Pero los arrestos no han disuadido al grupo. Los ministros Dwayne Black y Mark Sims continúan en su iglesia preparando alimentos para entregarlos en un parque público más tarde por la noche.

"No hago cosas a propósito para agravar la situación", dijo Abbott, un defensor de los desamparados. "Estoy tratando de buscar una solución con las autoridades municipales. Cualquier humano tiene el derecho de ayudar a otros".

La policía dijo que los hombres no fueron arrestados y que les entregaron citatorios para comparecer ante un tribunal, donde el asunto será decidido por un juez.

La ordenanza que restringe la alimentación de desamparados en público entró en vigor el viernes pasado. Es una de cinco aprobada en Fort Lauderdale en mayo pasado sobre los sin techo.

Las otras prohíben a las personas dejar sus pertenencias en zonas públicas, impiden pedir limosna en las calles y fortalecieron las ordenanzas contra hacer necesidades fisiológicas en la calle, según Michael Stoops, director de organización comunitaria de la Coalición Nacional para los Desamparados.

"Nunca he visto a un gobierno municipal aprobar tantas ordenanzas en tan corto tiempo", dijo Stoops, quien declaró en una audiencia del Concejo sobre el tema.

Funcionarios municipales no respondieron de inmediato el miércoles a solicitudes de comentario. DeAnna Greenlaw, portavoz de la Policía de Fort Lauderdale, dijo que las personas en cuestión "conocían bien los cambios en las ordenanzas y su fecha de entrada en vigor".

Los defensores de los desamparados dicen que ciudades de todo el país han tomado medidas contra los desamparados con más fuerza desde 2006. Algunas autoridades los arrestan y otras han lanzado campañas contra pedir limosnas, según la Coalición.

La alimentación en público de desamparados es con frecuencia un objetivo de nuevas ordenanzas. En Houston, los grupos necesitan pedir autorización por escrito de las autoridades para alimentar a los desamparados en público, o enfrentan una multa de 2 mil dólares. Organizaciones en Columbia, Carolina del Sur, deben pagar 150 dólares por un permiso para alimentar a los sin techo en parques municipales.

En Orlando, una ordenanza exige a los grupos solicitar un permiso para alimentar a 25 o más personas en parques de un distrito del centro. Los grupos tienen un límite de dos permisos por año para cada parque. Desde entonces, numerosos activistas han sido arrestados por infringir la ordenanza.

Esas personas han llamado la atención nacional y algunas se centran en el contraste entre el destino vacacional que es Orlando y la pobreza en sus áreas circundantes.

"Creo que las ciudades se han cansado de la situación de los desamparados y los negocios y los vecinos se quejan de la cantidad de personas sin techo", dijo Stoops, citando el conflicto entre las necesidades de los negocios y de los desamparados.