Mundo

Alimentación en África Occidental en mejor que en EU, Rusia o Inglaterra

Los alimentos que consume un habitante promedio en el occidente de África son más saludables que la dieta de un estadounidense, ruso o inglés, según un estudio de la Universidad de Cambridge.
Redacción
06 agosto 2015 17:58 Última actualización 06 agosto 2015 20:0
Un vendedor de frutas en África Occidental muestra su mercancía. (Reuters)

Un vendedor de frutas en África Occidental muestra su mercancía. (Reuters)

La calidad de la alimentación de un adulto promedio en África Occidental es mejor que la de un habitante de países mucho más ricos como Estados Unidos, Rusia, Inglaterra, Canadá o Japón, según un estudio realizado por la Universidad de Cambridge.

La investigación, que fue encabezada por el especialista Fumiaki Imamura, se basó en una serie de encuestas sobre la ingesta diaria de alimentos de un adulto en 187 países, que representan al 89% de la población promedio en el mundo.

Como alimentos saludables fueron considerados frutas, verduras, legumbres, granos, pescado; y como no saludables:  refrescos azucarados, alimentos con grasas saturadas, sodio y comida procesada.

1
   

   

En los países más desarrollados prevalece la comida chatarra, con alto contenido de grasas saturadas. (Bloomberg)


Los resultados obtenidos reflejaron que en África Subsahariana, gracias a una dieta basada en carnes magras, -es decir, con alto valor proteínico y bajo contenido de grasas-, vegetales, legumbres y almidones básicos, con menos alimentos procesados, resultó con una alimentación mucho más saludable que la de países de primer mundo como Estados Unidos y Rusia.

El estudio examinó únicamente la nutrición y la calidad de la dieta, no se midió la cantidad de comida consumida, basándose en que los adultos encuestados consumen un promedio de 2 mil calorías al día.

“En cuanto a la calidad de la alimentación, sabemos que no es perfecta”, dijo Imamura. 

1
  

   

En África Occidental se consume una gran variedad de pescado. (Reuters)


Los resultados de esta investigación confirmaron que los hábitos alimenticios han empeorado en todo el mundo, lo cual deriva en el incremento de enfermedades no transmisibles–como el cáncer, padecimientos cardiovasculares y problemas respiratorios- que ocasionarán alrededor del 73 por ciento de los fallecimientos en el mundo para el 2020.