Mundo

Alemania, el segundo lugar más popular para migrantes: OCDE

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico señaló que Alemania saltó del noveno al segundo lugar en la encuesta de migración permanente principalmente por la fuerte economía alemana y un robusto mercado laboral.
Reuters
20 mayo 2014 15:6 Última actualización 20 mayo 2014 15:6
 [En Europa se publicará la encuesta Zew de octubre, sobre las perspectivas económicas en Alemania / Bloomberg] 

[En Europa se publicará la encuesta Zew de octubre, sobre las perspectivas económicas en Alemania / Bloomberg]

BERLÍN. Alemania se ha convertido en el segundo destino más popular para los inmigrantes después de Estados Unidos, atrayendo a muchos europeos del sur que escapan de los estragos de la crisis financiera de la zona euro, para superar a Canadá y Australia como lugar de llegada en busca de nuevas oportunidades.

Alemania saltó al segundo lugar en el 2012 según una encuesta de migración permanente divulgada el martes por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). En el 2009 se había situado en el noveno puesto.

"Esto es realmente un boom, sin ninguna exageración (...) ningún otro país de la OCDE experimentó un aumento semejante", dijo Thomas Liebig, experto en migración internacional en el organismo con sede en París.

El número de inmigrantes permanentes a Alemania, definido como aquellas personas con el derecho a permanecer más de un año en el país, aumentó en 400 mil personas anuales o un 38 por ciento en el 2012. Los inmigrantes de otros países europeos fueron los que más influyeron en la cifra, mostró el estudio.

La OCDE dijo que los inmigrantes a Alemania ahora tenían mejor capacitación profesional que en años anteriores y que más estaban encontrando trabajo.

Muchas personas llegaron desde el este de Europa pero un creciente número se originó en países del sur del continente, atraídos por la fuerte economía alemana y un robusto mercado laboral, según el estudio de la OCDE.

En España, Portugal y Grecia -cuyas economías se vieron duramente afectadas por la crisis de deuda y programas oficiales de austeridad- el desempleo juvenil se ha disparado, lo que dejó a muchos con el sentimiento de que la única opción posible es abandonar su país.