Mundo

Al menos 28 muertos deja ataque talibán en capital de Afganistán

El ataque a la oficina de la Dirección Nacional de Seguridad,
comenzó con la explosión de un coche bomba durante la hora punta de la mañana, mientras que fuerzas de seguridad y milicianos intercambiaron disparos después, según testigos.
Reuters
19 abril 2016 6:14 Última actualización 19 abril 2016 6:15
Afganistán

El jefe de la policía dijo que civiles y miembros de fuerzas de seguridad afganas se encuentran entre los muertos y heridos por el atentado. (Reuters)

KABUL.- Al menos 28 muertos y más de 320 heridos dejó un ataque de milicianos talibanes con coche bomba y disparos contra una oficina de la agencia de seguridad del gobierno en el centro de Kabul, en Afganistán, una semana después de que el grupo militante declarara el inicio de una ofensiva de primavera.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani condenó el ataque "en los términos más enérgicos" en un comunicado difundido desde el palacio presidencial, ubicado a pocos metros del lugar del atentado en la capital afgana.

La insurgencia liderada por talibanes afganos ha cobrado fuerza desde el retiro de la mayoría de tropas internacionales a fines del 2014, y se cree que el grupo islamista se habría fortalecido en gran medida desde que fue expulsado del poder por fuerzas locales apoyadas por Estados Unidos en 2001.

El jefe de la policía, Abdul Rahman Rahimi, dijo que civiles y miembros de fuerzas de seguridad afganas se encuentran entre los muertos y heridos por el atentado.

El ataque comenzó con la explosión de un coche bomba durante la hora punta de la mañana, mientras que fuerzas de seguridad y milicianos intercambiaron disparos después, según testigos de Reuters cerca de la escena.

Los milicianos talibanes reivindicaron la responsabilidad del atentado contra la oficina que alberga a una unidad de la Dirección Nacional de Seguridad.

Dijeron que un coche bomba detonó en la puerta principal frente a la oficina, permitiendo a otros combatientes, incluyendo más atacantes suicidas, ingresar al resguardado complejo.