Mundo

Al menos 10 muertos y
60 heridos en atentado suicida en Pakistán

La policía acordonó el área alrededor de Mall Road, una de las principales arterias de la ciudad. Muchos de los presentes huían por temor a que se produjera una segunda explosión.
AFP
13 febrero 2017 9:47 Última actualización 13 febrero 2017 10:11
Pakistán

La explosión fue reivindicada por una facción de los talibanes. (Reuters)

LAHORE.- Al menos 10 muertos y 60 heridos es el saldo de la poderosa explosión registrada este lunes en un atentado suicida en Lahore, ciudad del este de Pakistán, informaron fuentes hospitalarias locales a la AFP.

La explosión, reivindicada por una facción de los talibanes, se produjo mientras cientos de personas realizaban una manifestación frente a la sede del Legislativo provincial, señalaron reporteros.

La policía acordonó el área alrededor de Mall Road, una de las principales arterias de la ciudad, en tanto muchos de los presentes huían por temor a que se produjera una segunda explosión. Los medios de comunicación locales mostraron imágenes de numerosos heridos que yacían en el lugar.

Una responsable de los servicios de socorro, Deeba Shahnaz, señaló que hubo 10 muertos y al menos 60 heridos, que fueron trasladados a hospitales de la ciudad, donde fuentes médicas confirmaron este primer balance.

"La explosión fue muy potente. Vi decenas de heridos y varios cadáveres, así como llamas en los lugares alrededor de donde se produjo la explosión, y mucha gente llorando," dijo Muhamad Tariq, un testigo presencial.

La facción Jamaat-ul-Ahrar de los talibanes paquistaníes reivindicó el atentado.

El incidente tuvo lugar cuando centenares de químicos farmacéuticos protestaban por una nueva ley en las cercanías del edificio de la Asamblea Provincial del Punjab, dijo a la AFP Rana Sanaullá, ministro de Justicia provincial.

"La policía en el lugar me indicó que se trataba de un atentado suicida", dijo.

Lahore, considerada la capital cultural del país, sufrió uno de los ataques más mortíferos perpetrados en Pakistán en 2016, cuando un kamikaze talibán se hizo explotar en un parque matando a 70 personas, entre las cuales había varios niños.

De manera general, la violencia extremista ha disminuido en Pakistán en los dos últimos años.