Mundo

AI exige a Israel levantar bloqueo en la Franja de Gaza

01 febrero 2014 8:30 Última actualización 01 diciembre 2013 16:31

  [Por el cierre de la única central eléctrica, 1.7 millones de residentes palestinos están sin electricidad desde hace un mes. / Reuters] 


 
Notimex
 
Londres.- Amnistía Internacional (AI) exigió hoy a Israel levantar de inmediato el bloqueo que mantiene desde 2007 en la Franja de Gaza, que afecta a 1.7 millones de palestinos.
"Israel debe levantar de inmediato el bloqueo de la Franja de Gaza, incluso permitiendo la entrega de combustible y otros suministros esenciales en el territorio sin restricciones", afirmó la organización internacional defensora de los derechos humanos.
En un reporte, AI denunció que durante el último mes, todos los 1.7 millones de residentes de Gaza han estado viviendo sin electricidad la mayor parte del tiempo y a la sombra de una catástrofe sanitaria, por el cierre de la única central eléctrica.
La planta de energía, que suministra el 30 por ciento de la electricidad de la Franja de Gaza, se quedó sin combustible diesel el 1 de noviembre, lo que ha generado una crisis de agua y saneamiento, además de dejar a la población sin electricidad durante 16 horas al día.
"Este último duro revés ha exacerbado el asalto a la dignidad de los palestinos en Gaza y la negación masiva de los derechos que han vivido durante más de seis años a causa del bloqueo de Israel", manifestó Philip Luther, represente de AI en Oriente Medio y el norte de África.
Amnistía Internacional consideró que el bloqueo israelí viola el derecho internacional, al castigar colectivamente a la población de Gaza. "El cierre de la planta de energía ha afectado además a todos los aspectos de la vida diaria", destacó.
"Las autoridades israelíes deben levantar el bloqueo de inmediato, empezando por permitir el suministro de combustible que se necesita con urgencia en la Franja y trabajar con todas las partes pertinentes para evitar una crisis humanitaria prolongada este invierno", destacó.
Según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), los 291 instalaciones de agua y aguas residuales en Gaza están ahora funcionando con generadores de reserva, que también se ven afectados por la escasez de combustible.
Antes de la crisis actual, unos 90 millones de litros de aguas residuales sin tratar o parcialmente tratadas eran enviadas al mar todos los días, aunque desde el cierre de la planta de energía, muchas más cantidades de aguas negras se vierten.
Durante años, más del 90 por ciento del agua extraída del acuífero de Gaza ha sido contaminada y no apta para el consumo humano debido a la infiltración de aguas residuales y la prolongada sobreexplotación, debido al uso desproporcionado de Israel de los recursos hídricos, denunció AI.
El cierre de la planta también afecta al ya racionado suministro de agua a los hogares, que se ha reducido desde el cierre de la planta de energía, afectando alrededor del 65.0 por ciento de la población de Gaza que sólo recibe agua una vez cada tres o cuatro días.
"Por cada día que la planta de energía de Gaza no recibe el combustible, crece el riesgo de una crisis de salud pública. El acceso a servicios de saneamiento adecuados y al agua potable son derechos humanos fundamentales", subrayó Luther.