Mundo

Acto de maldad si Trump deporta a 'dreamers': The Washington Post

El diario indicó que “la victoria del señor Trump le da licencia para hacer valer las leyes, no para (la) maldad”; agregó que perdería las simpatías del país si se va detrás de los más aplicados jóvenes estudiantes y veteranos de guerra.
Notimex
14 noviembre 2016 8:41 Última actualización 14 noviembre 2016 8:41
Donald Trump

El magnate anunció que buscará la candidatura presidencial del Partido Republicano. (Reuters)

WASHINGTON.- El diario The Washington Post consideró que Donald Trump incurriría en un acto de “maldad gratutita” si usa la base de datos del Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) con el fin de deportar a cientos de miles de jóvenes inmigrantes indocumentados.

En su principal editorial de este lunes, el diario dijo que aunque comparte la visión del virtual presidente electo de que el mandatario Barack Obama excedió su poder tratando de reescribir las leyes migratorias, “hacer valer las leyes es una cosa, maldad gratuita es otra”.

“Ciertamente él (Trump) perdería las simpatías del país si se va detrás de los más aplicados jóvenes estudiantes y veteranos de guerra, quienes en buena fe salieron de las sombras cuando el señor Obama ofreció su primer alivio”, recordó.

 El diario, que hizo pública su oposición a Trump y exhortó a los estadounidenses a votar en su contra, indicó que “la victoria del señor Trump (en las elecciones del pasado 8 de noviembre) le da licencia para hacer valer las leyes, no para (la) maldad”.

Bajo el programa DACA, unos 750 mil indocumentados que llegaron al país -conocidos como “dreamers o jóvenes soñadores”-, han recibido permisos de trabajo, pagar impuestos y acceder a licencias de conducir, además de verse protegidos de la amenaza de deportación.

La mayoría de estos jóvenes menores de 30 años son estudiantes de educación media y superior, y algunos incluso sirvieron en las fuerzas armadas, además de no contar con antecedentes penales, dado que ello los descalificaría para recibir esta protección.

El Post indicó que la deportación de estos jóvenes no tendría ningún propósito práctico, y una cacería para dar con ellos significaría una pesadilla para sus familias, que han vivido aquí por décadas.

“La mayoría de estos jóvenes son culturalmente tan estadounidenses como sus vecinos nacidos aquí, muchos de ellos construyendo carreras profesionales que contribuirán a sus comunidades”, argumentó.