Mundo

Acción ejecutiva de Obama impactará en relación con EU: Meade

El canciller dijo que las medidas fomentarán nuevas plataformas de vinculación para acercar a ambos países a través de estrategias sanas y seguras; e incluso señaló que los beneficios de la orden presidencial representará además nuevos retos para México en la atención y protección de los mexicanos en Estados Unidos.
Roxana González García
04 diciembre 2014 10:52 Última actualización 04 diciembre 2014 10:52
José Antonio Meade. (Cortesía SRE)

José Antonio Meade. (Cortesía SRE)

CIUDAD DE MÉXICO. El secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade, aseguró que la acción ejecutiva del presidente Barack Obama en materia migratoria, que evitaría la deportación de unos cinco millones de indocumentados, impactará en la relación entre México y Estados Unidos ya que representará un cambio cualitativo para los connacionales que radican de manera ilegal en ese país, al amparo de un nuevo marco jurídico.

Al inaugurar la segunda reunión de Vinculación sobre Protección y Atención a Migrantes, en la sede de la cancillería, el responsable de guiar la política exterior reiteró que la orden ejecutiva que presentó el mandatario estadounidense el pasado 20 de noviembre son “acciones en la dirección correcta” ya que fomentará nuevas plataformas de vinculación para acercar a ambos países a través de estrategias sanas y seguras”.

Nos ayudará a todos para definir mejores esquemas”, dijo Meade, quien destacó, sin embargo, que los beneficios de la orden presidencial representará además nuevos retos para México en la atención y protección de los mexicanos en Estados Unidos.

La orden ejecutiva del presidente Obama ampara contra la deportación a casi la mitad de los 11.2 millones de indocumentados que se estima residen en la Unión Americana, en especial a quienes tienen hijos nacidos o son residentes legales permanentes y llegaron a ese país hace cuando menos cinco años.

También amplía la “admisibilidad” del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que beneficia a los jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo niños. La medida protege a los beneficiarios de la deportación hasta por tres años y les permite contar con permisos de trabajo, pero no otros beneficios gubernamentales, incluyendo subsidios bajo la ley de Salud.

La jefa de la cancillería de la embajada de Estados Unidos en nuestro país, Laura Dogu, llamó por su parte a desalentar la migración de connacionales hacia el vecino país, tras dejar en claro que la acción ejecutiva del presidente Obama no beneficiará a todos los inmigrantes por lo que se debe evitar que sean engañados por las redes de traficantes de personas que les prometen ingresarlos a ese país para ser legalizados.