Mundo

Abe cancela vista a Medio Oriente para atender crisis de rehenes 

El primer ministro de Japón concluyó su visita de tres días a Israel y los territorios palestinos, como parte de la última etapa de su gira por Medio Oriente, para atender la crisis de los ciudadanos japoneses retenidos por el Estado Islámico y pidió su liberación. 
Notimex
20 enero 2015 10:58 Última actualización 20 enero 2015 10:58
Shinzo Abe y Mahmoud Abbas

Antes de su regreso a Tokio, el primer ministro japonés se reunió con el presidente palestino, Mahmoud Abbas. (Reuters)

TOKIO. El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, decidió cancelar el resto de su visita por Medio Oriente para centrarse en la gestión de la crisis de los dos rehenes japoneses tomados y amenazados de muerte por el yihadista Estado Islámico (EI).

Pido encarecidamente que no hagan daño a los rehenes y los liberen inmediatamente”, dijo en rueda de prensa Abe durante su visita a Jerusalén, en la cual también anunció que mantendrá una reunión con el presidente palestino, Mahmoud Abbas, antes de regresar a Tokio.

Abe inició la víspera una visita de tres días a Israel y los territorios palestinos, como parte de la última etapa de su gira por Medio Oriente, destinada a promover la estabilidad y paz regionales.

El gobierno japonés analiza la autenticidad de un video que muestra a un supuesto combatiente del EI amenazando con matar a dos rehenes japoneses, pero aseguró que de ser verdadero, Tokio hará todo lo posible para asegurar su liberación, reportó la cadena japonesa NHK.

El gobierno en su conjunto va a funcionar al máximo poniendo prioridad a garantizar la seguridad de los rehenes. La comunidad internacional debe cooperar y tomar acción sin ceder al terrorismo”, agregó Abe.

En un video difundido en foros de internet, el Estado Islámico amenazó con ejecutar a los dos rehenes japoneses si no paga el gobierno de Abe un rescate de 200 millones de dólares.

Los secuestrados, identificados como Haruna Yukawa y Kenji Goto Jogo, aparecen en el video arrodillados y vestidos con la ropa naranja que ya es frecuente en las cintas del EI, mientras un combatiente del EI da un plazo de 72 horas a Japón para responder a su demanda.