Mundo

Abaten a extremistas en centro comercial de Nairobi; hay al menos 67 muertos: Presidente

10 febrero 2014 4:11 Última actualización 24 septiembre 2013 12:18

   [El grupo extremista mantuvo a varios rehenes por cuatro días/Reuters]  


 
Reuters
 
NAIROBI- El presidente de Kenia dijo el martes que sus fuerzas "derrotaron" a los islamistas del grupo somalí Al Shabaab que atacaron un centro comercial de la capital Nairobi, y agregó que cinco militantes habían muerto y otros 11 están detenidos bajo la sospecha de haber matado a 67 personas durante el asalto.
 
Luego del discurso que Uhuru Kenyatta ofreció a la nación por televisión, seguía sin estar claro si el operativo de seguridad de cuatro días en el centro comercial Westgate estaba totalmente terminado o si quedaban rehenes o algunos militantes prófugos.
 
"Hemos derrotado y avergonzado a los atacantes", destacó el mandatario, y agregó que aún había cuerpos atrapados bajo escombros luego de que colapsara parte del edificio tras el ataque.
 
El lunes se inició un foco de fuego que los funcionarios adjudicaron a los militantes armados.
 
Kenyatta confirmó que 61 civiles y seis miembros del personal de seguridad habían muerto en los cuatro días desde que el sábado comenzó el ataque con toma de rehenes. Cinco de los atacantes murieron y 11 sospechosos están detenidos. "Kenia ha abatido al diablo y ha triunfado", dijo.
 
El presidente agregó que no podía confirmar los informes de inteligencia que indican que una mujer británica y dos o tres ciudadanos estadounidenses participaron del asalto y señaló que científicos forenses trabajan para identificar las nacionalidades de los "terroristas".
 
"Hacia el final de la operación, tres pisos del centro comercial Westgate colapsaron y hay varios cuerpos atrapados en los escombros, incluidos los de terroristas", manifestó Kenyatta. Funcionarios habían fijado previamente la cifra de muertos en 62.
 
"Estos cobardes afrontarán la justicia, al igual que sus cómplices y patrones, donde sea que estén", dijo el presidente, quien agradeció a otros líderes el apoyo y usó su discurso para elogiar la respuesta del pueblo keniano y para llamar a la unidad nacional, seis meses después de su elección en medio de tensiones étnicas.