A un año de las protestas, Maduro gobierna con 'mano de hierro'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

A un año de las protestas, Maduro gobierna con 'mano de hierro'

COMPARTIR

···

A un año de las protestas, Maduro gobierna con 'mano de hierro'

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, dijo 'nada ni nadie nos sacará del camino de la democracia y la paz para hacer la Revolución'.

Redacción
05/04/2018
Nicolás Maduro

A un año de las protestas en Venezuela contra el presidente Nicolás Maduro, que han ocasionado más de 100 muertos, miles de heridos, 5 mil detenidos y el éxodo de aproximadamente 4 millones de venezolanos con destino a Colombia y Brasil, principalmente, ante las carencia de víveres y medicinas, el gobierno chavista sigue en el poder pese a una inflación de 2 mil 600 por ciento y una caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 11.9 por ciento.

Ante la crisis económica, Maduro puso en marcha la criptomoneda Petro y otros criptoactivos, para frenar una inflación de 13 mil por ciento anual y una devaluación que ubica al bolívar en 25 mil por dólar.

El gobierno busca con “mano de hierro” seguir en la presidencia, y para ello impuso, además, una Asamblea Constituyente a la Asamblea Nacional (AN) controlada por la oposición, tras las elecciones del 6 de diciembre de 2015.

Pese a la desestabilización del país, Maduro quiere seguir en el poder para lo que llamó a comicios presidenciales y a los consejos legislativos estatales y municipales, para el 20 de mayo, pero sin la partición de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

El rechazo de la OEA y del llamado Grupo de Lima contra el gobierno para unas elecciones libres no ha logrado doblar al gobierno.

El descontento popular estalló el 4 de abril del año pasado, cuando una gran movilización hasta la AN opositora fue reprimida con gases lacrimógenos y golpes de la policía.

Unos días antes, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) había emitido dos sentencias que despojaron a la Asamblea de sus atribuciones, lo que provocó la reacción de la mayoría opositora, que calificó los fallos como un “golpe de Estado”.

“Los guarimberos” opositores, desarmados, se volvieron emblema de la protesta en la calle. “Nos vemos en el asfalto”, era el saludo de los jóvenes venezolanos que luchaban por la democracia.

Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro ha mentenido su discurso en el que asegura que “nada ni nadie nos sacará del camino de la democracia y la paz para hacer la Revolución socialista del siglo XXI”.