Mundo

¿A qué va la primera enviada estadounidense a Cuba?

En un hecho que la visita de Roberta Jacobson será histórica. La subsecretaria de Estado estadounidense para Asuntos del Hemisferio Occidental será la primera diplomática de alto nivel que pise Cuba desde la Guerra Fría en la década de los 70's.
Bloomberg
19 enero 2015 19:27 Última actualización 20 enero 2015 5:0
Mañana, Roberta Jacobson pisará La Habana para mantener dos días de conversaciones como parte de la nueva era entre Cuba y EU. (Bloomberg)

Mañana, Roberta Jacobson pisará La Habana para mantener dos días de conversaciones como parte de la nueva era entre Cuba y EU. (Bloomberg)

Cuando el avión de Roberta Jacobson toque suelo en La Habana esta semana, será la diplomática estadounidense de rango más alto que visita la isla desde la administración del presidente Jimmy Carter. ¿Su tarea? Contribuir a restablecer las relaciones cortadas en el clímax de la Guerra Fría.

Transcurrido poco más de un mes desde que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron planes de mejorar los lazos luego de un canje de prisioneros, Jacobson, subsecretaria de Estado estadounidense para Asuntos del Hemisferio Occidental, volará a Cuba para mantener dos días de conversaciones con sus homólogos cubanos el 21 de enero.

La llegada de Jacobson dará el puntapié inicial a negociaciones que posteriormente podrían ampliarse hasta incluir desde demandas de indemnización de exiliados cubano-estadounidenses y compañías hasta un avance en materia de derechos humanos. Si bien los Estados Unidos y Cuba se han reunido durante años para debatir temas de menor nivel como la lucha contra los narcóticos y la migración, su visita es la primera que pondrá a prueba las promesas de Obama y Castro de impulsar las relaciones.

“Es una visita histórica”, dijo Barbara Kotschwar, investigadora en el Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington. “Actualmente, en muchas de estas áreas no existe un precedente. Es muy importante pensar con los homólogos cubanos cómo se llevará a cabo la implementación”.

La visita tiene lugar días después de que Cuba liberó a 53 presos políticos y Estados Unidos alivió las restricciones sobre las exportaciones y los viajes, inclusive permitir a los estadounidenses traer al país hasta el equivalente de 100 dólares de los emblemáticos cigarros Cohiba y ron de La Habana, y hasta un total de 400 dólares en recuerdos de la isla. Ahora que el embargo estadounidense se flexibilizó, la administración Obama debe desarrollar una logística que permita a Cuba importar legalmente por primera vez teléfonos celulares y laptops.

LAZOS DIPLOMÁTICOS

Una delegación parlamentaria encabezada por el senador Patrick Leahy, demócrata por Vermont, llegó a Cuba el 17 de enero. Es la primera misión parlamentaria desde que Estados Unidos dijo el mes pasado que flexibilizaría un embargo impuesto por primera vez en 1960 en tiempos del presidente Dwight D. Eisenhower y ampliado durante la administración Kennedy.

Luego de cortar oficialmente relaciones con Cuba en 1961, en 1977 Estados Unidos transformó su antigua embajada, un edificio de seis pisos cerca del paseo costero Malecón de La Habana, en una Oficina de Intereses de los Estados Unidos en Cuba para mantener las comunicaciones con los gobiernos, primero de Fidel y ahora de Raúl Castro. Si bien otorga a los Estados Unidos una presencia en la capital, la oficina funciona oficialmente bajo los auspicios de Suiza.

Obama dijo que Estados Unidos restablecerá la embajada como parte del deshielo, si bien el senador Marco Rubio, republicano por Florida, ha dicho que tratará de bloquear el financiamiento con ese destino.

Obama cuenta con apoyo popular por sus medidas, según una encuesta del Pew Research Center publicada la semana pasada. Sesenta y tres por ciento de los estadounidenses apoyan relaciones estadounidenses más fuertes con Cuba, y 66 por ciento respaldan poner fin al embargo, según el sondeo de Pew realizado entre los días 7 y 11 de enero que abarcó a unas mil 500 personas. La encuesta tiene un margen de error de 2.9 puntos porcentuales.