Mundo

El discreto estilo
de Rex Tillerson

Cauto, reservado y con la intención de evitar los reflectores, Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos, está demostrando ser todo lo que su extrovertido jefe en la Casa Blanca no es.
AP
19 febrero 2017 11:11 Última actualización 19 febrero 2017 15:2
Rex Tillerson

(AP)

En sus primeras semanas como el máximo diplomático de Estados Unidos, el secretario de Estado Rex Tillerson ha hecho todo lo posible para evitar llamar la atención. Su enfoque discreto se produce a medida que crece la percepción en Washington de que el Departamento de Estado está siendo marginado por una Casa Blanca que concentra todo el poder.

Cuando Corea del Norte disparó un misil balístico en las aguas entre Corea del Sur y Japón, el presidente Donald Trump se movió rápidamente para mostrar la resolución de Estados Unidos. Luego, durante una visita del primer ministro japonés Shinzo Abe a Estados Unidos, Trump dijo que Washington "está al lado de Japón, su gran aliado, al 100 por ciento".

Ese día, Trump era el anfitrión de Abe en Florida. Trump no hizo mención alguna del otro aliado estadounidense, Corea del Sur, algo que no pasó desapercibida por el nuevo secretario de Estado, Rex Tillerson.

Así, mientras realizaba su primer viaje oficial en el cargo, Tillerson organizó una reunión tripartita en Alemania con los ministros de Relaciones Exteriores de Japón y Corea del Sur, para mostrar que Estados Unidos no estaba escogiendo a un favorito, según un alto funcionario del Departamento de Estado.


No hubo una ceremonia especial ante las cámaras ni discursos. Sólo una declaración escrita, emitida de manera discreta. Es el estilo de Tillerson.

Cauto, reservado y con la intención de evitar los reflectores, el ex director ejecutivo de Exxon Mobil está demostrando ser todo lo que su extrovertido jefe en la Casa Blanca no es.

Aunque Tillerson se ha reunido o hablado con decenas de sus homólogos de otros países en sus primeras semanas en el cargo, la Casa Blanca es la que está manejando la diplomacia de primer nivel. La falta de participación del Departamento de Estado ha perturbado a muchos diplomáticos de larga data.

Cuando Trump se reunió con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu la semana pasada, el subsecretario interino Tom Shannon fue designado para representar al Departamento en la reunión porque Tillerson estaba volando a Alemania. De último minuto, se bloqueó la participación de Shannon en la reunión, que continuó sin representación alguna del Departamento de Estado.

El encuentro fue "modificado para permitir una discusión más personal", según un funcionario estadounidense, quien recibió autorización para hablar del asunto públicamente, pero bajo condición de no ser identificado.

Tillerson había cenado la noche anterior con Netanyahu y con Jared Kushner, el yerno de Trump y ahora ayudante de la Casa Blanca que se ha convertido en el principal emisario de Trump en Israel, México y otros países. Ese es un papel que tradicionalmente ha recaído en el secretario de Estado.

Es probable que Tillerson mantenga su tono discreto en los próximos meses cuando viaje a la Ciudad de México con el secretario de Seguridad Nacional John Kelly.