17 jóvenes mueren por bomba de gas lacrimógeno en Venezuela
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

17 jóvenes mueren por bomba de gas lacrimógeno en Venezuela

COMPARTIR

···

17 jóvenes mueren por bomba de gas lacrimógeno en Venezuela

El ministro del Interior, Néstor Reverol, señaló que una riña dentro del club nocturno Los Cottorros de Caracas derivó en el lanzamiento del artefacto.

16/06/2018

Al menos 17 jóvenes murieron sofocados y cinco resultaron heridos en un club nocturno en Caracas la madrugada del sábado luego de que una persona hizo estallar un dispositivo de gas lacrimógeno, dijo el ministro del Interior, Néstor Reverol.

Alrededor de 500 jóvenes estaban en una fiesta de pregraduación de bachillerato en el club nocturno Los Cotorros, cuando comenzó una riña entre los asistentes y uno de los muchachos activó la lata que contenía gas, de acuerdo con las autoridades.

Reverol dijo al canal estatal que hay siete detenidos, entre ellos un menor de edad que, según información de testigos, aparece "como autor material del lanzamiento" del artefacto.

En un mensaje más tarde, el ministro dijo en un tuit que otro muchacho de 16 años fue capturado por la policía judicial por también estar vinculado al lanzamiento del dispositivo.

El ministro no ofreció otros detalles y sólo agregó que la administradora del club es una de las detenidas y que el local fue cerrado mientras se investiga lo sucedido.

"Deploramos este doloroso hecho y en nombre del Gobierno Nacional enviamos nuestras palabras de condolencias a los familiares de estas víctimas", dijo Reverol en Twitter.

Familiares de las víctimas y trabajadores hospitalarios donde fueron recibidos muertos y heridos dijeron que el incidente se presentó cerca de las tres de la madrugada.

Al menos 11 de los cadáveres fueron trasladados al Hospital Pérez Carreño, también en el oeste de Caracas, donde la auxiliar de autopsia Noris Villanueva dijo que todos murieron por asfixia mecánica, no presentaban heridas de armas de fuego o golpes, y solo dos eran mayores de edad.

"Aquí no hay respuesta de nada, ni de la policía ni de los médicos", dijo en el hospital Nilson Guerra, de 43 años y padre una de las víctimas, Luis, de 19 años. Lo único que sabe "es que el hijo mío esta muerto porque yo mismo lo ví" en la morgue del centro hospitalario. Otro de sus hijos de 17 años está hospitalizado, aseguró.