Monterrey

#VivasNosQueremos

OPINIÓN. Es indispensable que los ciudadanos de Nuevo León comprendamos que la mujer es un sujeto con derechos y no un objeto del cual los hombres se pueden apropiar.
ENTRADA
LIBRE

SERGIO
LÓPEZ
RAMOS
26 abril 2016 9:23 Última actualización 26 abril 2016 9:28
Sergio López Ramos

Sergio López Ramos

Según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), entre el 2011 y el 2013, Nuevo León se ubicó entre las entidades con mayores casos de feminicidios a nivel nacional. En lo que va del 2016, 25 mujeres han sido asesinadas en la entidad. De acuerdo con datos de la asociación civil “Arthemisas por la Equidad” cada 4 días una mujer pierde la vida por causas violentas.

El Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio define este hecho como “el asesinato de mujeres por parte de hombres que las matan por el hecho de ser mujeres, motivados por la misoginia, expresan situaciones extremas de violencia contra las mujeres y niñas con diversas formas de humillación, abandono, terror, maltrato físico y emocional, hostigamiento, abuso sexual, incesto, entre otros.”

En Nuevo León, el Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021 incorpora el eje transversal de la igualdad de género con el objetivo de empoderar a la mujer a través de la promoción de la equidad de oportunidades, generar condiciones de vida libre de violencia y la independencia económica de las mujeres. Sin embargo, ante el alza en el número de feminicidios en la entidad, es urgente que el Gobierno del Estado lidere una estrategia multisectorial para prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres.

La Organización de las Naciones Unidas, a través de ONU Mujeres, puntualiza que entre las principales causas de la violencia de género se encuentran la discriminación, las normas sociales y los estereotipos de género. Además, señala que la mejor manera de erradicar la violencia de género es a través de estrategias de prevención las cuales deben ser diseñadas e implementadas utilizando la educación formal para impactar a niños y niñas mediante la promoción de relaciones de respeto y de igualdad de género.

En este sentido, ONU Mujeres desarrolló un programa educativo enfocado en atender a grupos de edad que oscilan desde los 5 hasta los 25 años llamado “Voces contra la Violencia” y que proporciona herramientas que permiten comprender las causas de la violencia de género en sus comunidades, educar a niños y jóvenes sobre la necesidad de prevenir este tipo de violencia y las acciones a seguir en caso de enfrentar este problema.

Bajo este enfoque, el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Educación, podría implementar una estrategia a través de las diferentes instituciones educativas de la entidad, desde jardín de niños hasta educación superior; con el fin de prevenir, crear conciencia e informar a la ciudadanía sobre qué hacer en caso de ser víctimas de este tipo de violencia. Además, las empresas pueden sumarse a esta iniciativa mediante sus programas de responsabilidad social y los medios de comunicación locales pueden ser parte fundamental eliminando mensajes y contenidos que inciten a la violencia contra la mujer, privilegiando una narrativa de igualdad y respeto entre hombres y mujeres.

Es indispensable que los ciudadanos de Nuevo León comprendamos que la mujer es un sujeto con derechos y no un objeto del cual los hombres se pueden apropiar. Comprendamos que la mujer tiene el derecho de romper los esquemas impuestos a su género y la libertad de decidir sobre su cuerpo. No podemos tolerar que ni una mujer más se convierta en parte de la estadística de feminicidios.

* El autor es politólogo por el Tecnológico de Monterrey; consultor político de la firma internacional Global Nexus y cursa sus estudios de posgrado en la Universidad de Wisconsin.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.