Monterrey

Monterrey VI no se detendrá: Medina

El Proyecto Monterrey VI no se detendrá, pese a las críticas de organismos de la sociedad civil que lo califican de innecesario y costoso.
Juan Antonio Lara
22 febrero 2015 21:29 Última actualización 23 febrero 2015 5:0
Proyecto Monterrey VI. (El Financiero)

Proyecto Monterrey VI. (El Financiero)

MONTERREY.- El Proyecto Monterrey VI no se detendrá, pese a las críticas de organismos de la sociedad civil que lo califican de innecesario y costoso.

El Gobernador Rodrigo Medina de la Cruz informó que los trabajos preliminares de este proyecto para traer agua de la Cuenca del Río Pánuco, Veracruz, a Monterrey iniciaron el 29 de diciembre del 2014, tal como lo establece el contrato.

Señaló que el intercambio de datos entre Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey (SADM) y la organización ambientalista TNC no detendrá el avance del proyecto.

“Estamos abiertos a escuchar opiniones de ONGs e instituciones que quieran aportar, pero el proyecto de suministro de agua no se puede detener”, indicó el mandatario. “No hay marcha atrás”.

El viernes pasado, autoridades de SADM sostuvieron una reunión con representantes de The Nature Conservancy, en donde se entregó la revisión que hizo la institución pública descentralizada sobre el estudio “Seguridad hídrica en la Zona Metropolitana de Monterrey y de la Cuenca del Pánuco” y que se encuentra relacionado con el Proyecto Monterrey VI.

Esta reunión se derivó de una crítica que hizo el empresario Eugenio Clariond Reyes, presidente del Fondo de Agua Metropolitano de Monterrey, quien declaró el 4 de febrero pasado que el proyecto se debía cancelar por su alto costo económico, ambiental y social.

Posteriormente, la Cámara de la Industria de la Transformación de Nuevo León cuestionó la participación del Grupo Higa en este proyecto, al considerar que tiene conflicto de interés por otras obras donde ha participado este grupo a nivel federal.

La reunión del viernes fue encabezada por Emilio Rangel Woodyard, director general de SADM, Hilda Hesselbach, representante de TNC y Rodrigo Crespo, director del FAMM.

Algunos de los aspectos que se analizaron son: la disponibilidad de agua del Río Pánuco, situación actual de las fuentes, agua para los ecosistemas y la biodiversidad, huellas ambientales, factores socioeconómicos, cerrar la brecha entre la oferta y la demanda, optimización y productividad del agua.

“El interés de ellos es enriquecer el proyecto. Ellos siempre han estado con una visión de mediano y largo plazo en todo el tema de ecosistemas y muy seguramente habrá algunas recomendaciones para ampliar los programas de mitigación y el análisis de información que pudiera ser complementaria”, indicó Rangel.

Hilda Hesselbach, representante de TNC, dijo que las aportaciones realizadas por este organismo son para contribuir a la mejora hídrica y no para frenar el proyecto.

“Nosotros nunca hemos hablado de una viabilidad o no viabilidad, solo del impacto ambiental, esa es una parte que nos interesa, es una parte muy importante para nosotros”, recalcó.