Monterrey

Ventas de Famsa caerían 15% en Estados Unidos por incertidumbre

De acuerdo con información atribuida a Salvador Llanos, director de operaciones de US Famsa, la cadena de tiendas estará cerrando operaciones en ese país de por lo menos cinco tiendas.
Sonia Coronado
scoronado@elfinanciero.com.mx
12 septiembre 2017 10:16 Última actualización 12 septiembre 2017 10:16
La empresa tiene prevé cerrar  sucursales en México y EU/Crédito

La empresa tiene prevé cerrar sucursales en México y EU/Crédito

Para el cierre del año Famsa estaría experimentando una caída en sus ventas en Estados Unidos de entre el 12 y 15 por ciento, derivada una desaceleración en sus negocios en ese país, fruto de la retórica del presidente Donald Trump, señaló Salvador Llanos, director de operaciones de US Famsa, según publicó el sitio Furnitre Today.

De acuerdo con información atribuida a Llanos, Famsa estará cerrando operaciones en ese país de por lo menos cinco tiendas.

“Las reglas del juego han cambiado para estos clientes a principios de este año derivado de la nueva administración (Trump)”, dijo Salvador Llanos, director de operaciones de US Famsa a Furniture Today.

Esto ha llevado a una desaceleración en los negocios este año, dijo, y agregó que la compañía ahora espera una caída de 12% a 15% de las ventas para todo el año. “Además, hemos cambiado nuestras campañas de publicidad y marketing para atraer un nicho más amplio”, dijo la compañía.

“Por último, creemos firmemente que tenemos las herramientas necesarias para navegar en estas aguas turbulentas y continuar nuestra historia de éxito en la industria”.

Durante el segundo trimestre del año, la compañía que dirige Humberto Garza Valdez, informó que sus ventas en pesos retrocedieron 24.8 por ciento en Estados Unidos, “resintiendo el impacto negativo de una débil demanda, que sigue a la incertidumbre prevaleciente entre la población hispana en Estados Unidos”.

Lo anterior, explicó la firma, se ha visto reflejado en el deterioro de la demanda de ese segmento de la población debido a la postergación de sus decisiones de compra, en bienes duraderos en mayor medida, seguido de los efectos de la apreciación del peso frente al dólar.
En ese trimestre Famsa cerró dos tiendas en Estados Unidos.