Monterrey

Ven potencial en la zona fronteriza del Noreste y EU

Federico Schaffler, director del Centro de Desarrollo Económico de la Universidad de Texas A&M, expresó que Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas exportan el 25 por ciento del total de las productos mexicanos y captan el 10 por ciento de la inversión extranjera de México.
Juan Antonio Lara
24 agosto 2015 21:37 Última actualización 25 agosto 2015 5:0
Frontera Norte. (Juan Antonio Lara)

La zona se puede comparar demográficamente con Chile y Australia. (Juan Antonio Lara)

MONTERREY.- Por su riqueza energética y mineral, puertos terrestres, liderazgo en comercio exterior, centros de investigación y recursos humanos competentes, la zona fronteriza de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Texas tienen un gran potencial a nivel mundial.

Pero para ello se requieren inversiones por al menos 5 mil millones de dólares en infraestructura para agilizar el cruce de mercancías y de personas entre México y Estados Unidos.

Directivos de la Asociación de Investigación de América del Norte y del Centro Internacional Woodrow Wilson para Académicos-Instituto México, comentaron lo anterior en la presentación del resumen ejecutivo “La Economía de la Frontera México-Estados Unidos en Transición”, organizado por la Conferencia Legislativa Fronteriza.

Federico Schaffler, director del Centro de Desarrollo Económico de la Universidad de Texas A&M, con sede en Laredo, Texas, expresó que Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas exportan el 25 por ciento del total de las productos mexicanos y captan el 10 por ciento de la inversión extranjera de México.

“Hay un gran potencial en esta zona y lo que se requiere es trabajar de manera conjunta y cooperar para impulsar su desarrollo a nivel global”, indicó.

Chirstopher Wilson, director del Centro Internacional Woodrow Wilson, resaltó que desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el comercio entre México y Estados Unidos ha crecido seis veces, pero las inversiones en infraestructura se han incrementado en una menor proporción.

“Estamos atrasados. La aduana americana ha identificado una necesidad de inversión de 5 mil millones de dólares en infraestructura transfronteriza”, indicó el académico estadounidense, al señalar que a esta cantidad habría que sumarle otra igual del lado mexicano.

Expresó que para resolver este problema hay que encontrar opciones de financiamiento como las asociaciones público-privadas, mejor conocidas como las APP´s.

Wilson dijo que la integración económica entre México y Estados Unidos ha crecido desde la firma del TLCAN y por eso ambos gobiernos deben trabajar de manera conjunta para resolver las trabas que obstaculizan el tránsito de mercancías y de viajeros en ambos sentidos.

Mencionó, por ejemplo, que los programas de viajeros confiables como el Sentri, mediante el cual se dedica un carril exclusivo en los puentes internacionales para quienes se adhieran a este programa, deben ser más efectivos.

“Los programas de carriles exclusivos son buenos, pero hay formas de utilizarlos de manera más efectiva. Uno de los grandes problemas es que el carril dedicado al Sentri cruza la frontera, pero después es todo mezclado, entonces gano 20 minutos pero pierdo con todos 2 horas, entonces, los carriles tienen que terminar más adelante de la frontera”, sugirió.

Además, comentó que es necesario volver a poner en funcionamiento líneas de transporte público transfronterizo, como había anteriormente en ciudades como Nuevo Laredo y Laredo, Texas.

En materia de educación, Wilson recomendó formar un grupo de trabajo binacional enfocado a la educación en la región fronteriza porque las oportunidades son mayores y los costos son menores.

“Hay más jóvenes de otros países estudiando en Estados Unidos que de México, que es su vecino”.

A su vez, Erik Lee, experto de la Asociación de Investigación de América del Norte, destacó la necesidad de fortalecer las instituciones bilaterales como la Conferencia de Gobernadores Fronterizos y la Asociación de Alcaldes Fronterizos.

Comentó que esto se podría lograr con aportaciones de los gobiernos de los estados fronterizos y del sector privado, que hasta el momento ha quedado fuera de estas agrupaciones.

La diputada Imelda Alejandro de la Garza, presidenta de la Conferencia Legislativa Fronteriza, señaló que en Nuevo León uno de los proyectos pendientes es el de la ampliación de la carretera a Colombia.