Monterrey

Ven joint venture para el negocio de almacenaje

Su desarrollo se dará de la mano de alianzas estratégicas, prevé experto.
Esther Herrera
eherrera@elfinanciero.com.mx
15 agosto 2017 8:33 Última actualización 15 agosto 2017 8:33
Noreste.  Zona privilegiada  por  su cercanía al mercado de Texas  que suministrará  de combustibles.

Noreste. Zona privilegiada por su cercanía al mercado de Texas que suministrará de combustibles.

El desarrollo de la infraestructura de almacenamiento y distribución de combustibles se dará bajo el esquema de joint-venture entre las empresas interesadas en este negocio y aquellas que están en la construcción de gasoductos.

Roberto Mendoza Romero, socio del área de impuestos y especialista en petróleo y gas de KPMG, previó que el modelo del negocio de los centros de almacenamiento de combustibles optará por alianzas estratégicas.

“Veo el mercado con varios jugadores tomando en cuenta la cadena de suministro, estamos viendo un interés constante de inversionistas europeos hacia México, no descartamos una mezcla entre el inversionista mexicano que conoce el mercado con los extranjeros que traen la experiencia y el capital será una de las fórmulas perfectas para desarrollar el sector de almacenaje de combustibles”, señaló.

Además, comentó que la región Noreste es una zona privilegiada en términos geográficos y de dinamismo económico e industrial, por ello está llamada a ser un centro de almacenamiento y distribución.

“Nosotros vamos hacer la primera puerta abierta de combustible para el país para almacenar y distribuir al resto del país”, indicó el especialista.

El centro de almacenamiento que construye la empresa Bulkmatic en Salinas Victoria, Nuevo León, es el primero de varios que se harán en la región.

Pero también previó la construcción de terminales en el centro y Noroeste del país que irán surtiendo a las ciudades cercanas.

“Estamos hablando de centros de almacenamiento de gasolinas, diésel y gas LP y natural, de gas shale se dará en una segunda etapa”, señaló Mendoza Romero.

Consideró que esto no es sólo un tema de inversión y retorno del capital, sino de las metas que se fijaron en el plan nacional que existe, México tiene el nivel más bajo de días de almacenamiento de combustibles, pues oscila entre dos a tres días dependiendo la región y la meta es llegar entre 70 a 100 días de almacenamiento.

“Estamos muy lejos de ese objetivo y de acuerdo al plan que tenemos, al 2029 podríamos llegar a no más de 15 días, seguimos satisfaciendo la demanda de corto plazo pero ésta no debe ser la meta sino de ir más allá de satisfacer, más bien tener reservas”, añadió.