Monterrey

¿Usted qué tiene para ofecer?

OPINIÓN. Es Increíble que en pleno siglo XXI unos cuantos sigan con una notable torpeza en comprender las cosas (de acuerdo a la definición del Diccionario de la Lengua Española) al sentirse superiores a los demás.
WIKI-LÍTICO
Miguel Moreno Tripp
morenotrip@ gmail.com.mx
28 agosto 2017 8:36 Última actualización 28 agosto 2017 8:36
Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

Miguel Moreno Tripp, Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane.

En días pasados, dos tipos de fanáticos emplearon el mismo modus operandi: usar vehículos para cobardemente asesinar a inocentes. Unos en España y otro en Charlottesville; son lo mismo: Los extremos se juntan.

Es Increíble que en pleno siglo XXI unos cuantos sigan con una notable torpeza en comprender las cosas (de acuerdo a la definición del Diccionario de la Lengua Española) al sentirse superiores a los demás.

Negar el holocausto es atroz. Después de que se adquiere conciencia al darse cuenta de lo que pasaron millones de seres humanos desde ancianos, mujeres y niños, que encima se les vuelva invisibles es no tener una brizna de humanidad.

Pero es patético que algunos a los que sus correligionarios consideran “fine people”, rindan culto a los monstruos que fueron los nazis. Pocos personajes o entidades en la historia de la humanidad los igualan, ni siquiera la Santa Inquisición, con su enfermiza mentalidad, les llega a los talones.

O padecen un retraso mental -no tan moderado- que desconocen lo monstruoso que fueron los nazis, o sus cortísimas entendederas, más un odio y resentimiento les hacen que no les da para mas. Luego entonces, ¿dónde quedó lo superior? Le recomiendo ver, si tiene estomago y no lo haga cercano a una comida, el documental: “Nazi Concentration Camps” en Netflix.

También, y debería ser visita obligada para los adolescentes (no hay que exponer a los niños a semejante maldad), el visitar los museos del holocausto en las grandes ciudades del mundo. Le recomiendo uno en particular, el Museo del Levantamiento en Varsovia. Es impactante ver como devastaron los nazis a una ciudad de varios millones de habitantes para “pacificarlos”.

Claro que si a duras penas se llega a no mas que el high school y si el viaje mas largo que han hecho es al otro lado del condado, pues está en chino que sepan de lo que están hablando pero hay que orearse en este mundo.

En una valiente entrevista de Ilia Calderón al lidercillo de una secta, le dijo “We killed six million Jews the last time. Eleven million is nothing.” (Nosotros matamos a seis millones de judíos la última vez. Matar once millones [de indocumentados] no es nada”). Patético.

¿En qué radica su supuesta superioridad? ¿Han aportado algo a la ciencia? Einstein era judío y no sé de ninguno de ellos que sea científico.

¿Sobresalen en los deportes? Usain Bolt es afroamericano, por poner de ejemplo al hombre más rápido de la tierra. ¿En las artes?¿sabrán si quiera para que sirven los museos o los teatros? ¿En el mundo de los negocios? La última vez que chequé, las grandes empresas venden en todo el mundo. Incluidos todos los que somos despreciables para ellos.

En el pais de las oportunidades no se vale que por su fanática cerrazón mental no logren nada y le anden echando la culpa a los demás. ¿Usted qué tiene para ofrecerle al mundo? Mucho, y lo hará por la mejora del mismo mundo. Es patético que lo único que tengan que ofrecer es su color de piel. Pobres perdedores.

El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Em- presas, en el IPADE. Se desempeñó como Director Gen- eral de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcio- nar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.