Una vez más: transformación digital
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Una vez más: transformación digital

COMPARTIR

···

Una vez más: transformación digital

El futuro ha llegado, por lo que los profesionales de Capital Humano deberán transformar su gestión.

Opinión MTY Colaborador invitado José Antonio Cárdenas Marroquín
03/05/2018
Placeholder block
José Antonio Cárdenas.Fuente: Cortesía

“Recursos Humanos juega un papel fundamental en lograr que los empleados actuales adopten una mentalidad digital y asegurar que los nuevos apoyen esta cultura de transformación…. que implica eliminar el ´no´ como respuesta predeterminada”- Eva Applebaum.

El “ludismo” fue un movimiento social propagado por la clase obrera británica del Siglo XIX protestando contra de los desarrollos de la época – telares y maquinaria - que presuntamente afectaban al empleo debido a la mecanización de las labores. En suma, los activistas se resistieron hasta que no les fue posible detener el avance de la Revolución Industrial y la mejora de la eficiencia en el ámbito del trabajo. Los profesionales de la gestión del Capital Humano, ¿podemos convertirnos en los “neoludistas” del Siglo XXI?

En los albores de la Revolución Digital, los responsables de Recursos Humanos pueden ser los mejores embajadores y agentes de cambio, pero por desconocimiento, apatía o falta de iniciativa pueden ser también los principales retractores. La historia no es nueva: recordemos que importantes temas de gestión de la gente, tales como la Reingeniería, el Desarrollo Organizacional y las iniciativas de Calidad Total, nacieron y florecieron fuera del ámbito de Recursos Humanos, a pesar de su evidente contribución en la mejora de los procesos humanos.

De acuerdo con los expertos, la aceleración del conocimiento no solo demanda reinventar los procesos con base en las nuevas tecnologías, sino transformar las estructuras, la cultura y los estilos de liderazgo. En particular, el lider de la era digital, al igual que todo lo asociado a la transformación en cuestión, no será una evolución de los anteriores; como afirma la tecnóloga Eva Applebaum, el mundo digital no es una extensión del pasado; es una nueva trayectoria. Los sobrevivientes requerirán ser más abiertos, curiosos, adaptables, flexibles; capaces de aprender, desaprender y reaprender. La transformación es de tal magnitud que, debido fundamentalmente al “internet de las cosas”, el conocimiento humano en breve se duplicará cada 12 horas.

Una encuesta reciente conducida por Gabriel Muñoz, Director de Estrategia de Producto de Axtel y aplicada a los asociados de ERIAC Capital Humano en nuestra ciudad, indica una exigua pero promisoria evolución de las áreas de recursos humanos hacia la digitalización de la gestión. Como ilustración, tan solo en un 17 por ciento de las empresas Recursos Humanos lidera el proceso de transformación digital, y las funciones más impactadas no rebasan el 30 por ciento. Más del 80 por ciento ya utilizan las Redes Sociales en sus actividades cotidianas, o trabaja en proyectos para hacerlo; la utilización de La Nube alcanza un 60 por ciento de las empresas y existen proyectos relacionados en un 21 por ciento adicional.

En cuanto al empleo de Inteligencia Artificial, las prácticas de RH en las empresas regiomontanas sonc casi nulas. Sin embargo, ésta podría ser todavía una tendencia global porque en los Estados Unidos tan solo un 8 por ciento de los profesionales se consideran conocedores del tema, de acuerdo con HR.com, mientras que un 54 por ciento afirma que la inteligencia artificial va a ser de uso cotidiano en los próximos 5 años, en áreas tales como: análisis de información y métricas, gestión del trabajo, adquisición y desarrollo del talento, así como compensaciones y beneficios.

El futuro ha llegado, por lo que los profesionales de Capital Humano deberán transformar su gestión del presente o apartarse para que otros lo hagan.

El autor es Socio Director de Autodirección y Aprendizaje, SC., Chief Learning Officer de Predictive Technologies Co. y Consejero de ERIAC Capital Humano; Maestro en Administración de Tecnología por el MIT, Maestro en Recursos Humanos por la Universidad de Utah y Doctor en Innovación Educativa por el ITESM.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.