Monterrey

Una sociedad socialmente responsable

OPINIÓN. Si queremos empresas, gobiernos o cualquier tipo de organización que sea socialmente responsable, se necesita primero formar una sociedad que tenga conciencia y aplique dicha responsabilidad en todas sus actividades sociales.
ECOLOGÍA SOCIAL
​Antonio Tamayo Neyra
anttamayon@gmail.com
06 octubre 2017 9:18 Última actualización 06 octubre 2017 9:18
Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Antonio Tamayo Neyra, periodista de investigación en Responsabilidad Social.

Es evidente que el tema de Responsabilidad Social se ha enfocado primordialmente a las empresas, siendo de alguna manera comprensible en cuanto al importante papel que desempeñan en la sociedad.

Sin embargo, hay tener claro que la empresa es un instrumento o mecanismo económico que sirve para la producción de un bien y servicio, y que por estar integrada por seres humanos es una entidad social; en donde el aspecto económico no está divorciado o separado de lo social, ambos aspectos se complementan y por lo tanto uno requiere del otro.

Pero esta empresa integrada por seres humanos si queremos que sea socialmente responsable, requiere entonces que estos seres humanos tengan una conciencia de esta responsabilidad.

Y ante esto la pregunta podría ser: ¿Y dónde se adquiere esta responsabilidad social? Alguien puede contestar que en la escuela, pero creo que va más allá, esto es, el lugar en el cual se toma conciencia de todo lo referente al aspecto social es en la familia.

La familia, como a muchos se nos enseñó en las clases de civismo, es el núcleo básico de cualquier sociedad, y es en ella donde de manera tal vez inconsciente en algunos aspectos, se adquieren los principios básicos de convivencia, y es en base a esta, donde de alguna manera va involucrada la responsabilidad social.

Ejemplos de ello pueden ser cuando nos dicen nuestros padres que debemos cuidar ya sea la casa y los enseres domésticos, ya que estos son de todos los miembros de la familia; en otras palabras, se nos enseña la responsabilidad de cuidar los objetos de todos.

Y esto dicho va más lejos todavía, cuando se nos inculca que debemos procurar el bienestar de los miembros de la familia. Siendo esto considero, la más clara muestra de la Responsabilidad Social. El procurar por el bien común de todos los integrantes familiares.

Desafortunadamente si lo anterior se realiza, en muchas ocasiones no sale de dicho núcleo, se llega a la escuela y el vínculo de atención a los otros llega solamente a los amigos cercanos, el resto aunque también son integrantes de la misma escuela son vistos como ajenos.

Así llegamos a la empresa donde los clientes son catalogados como el mercado, concepto abstracto que no considera a las personas, y entonces la Responsabilidad Social se diluye ante la importancia que se le otorga al aspecto económico, subordinando todo al aspecto monetario.

Si todo lo anterior de alguna forma se presenta, es claro entonces el por qué las empresas son entidades frías que dentro de ella su única cohesión es el renglón monetario, y su relación con la sociedad en general es únicamente verla como cliente, sin tomar en cuenta que son al final de cuentas también personas.

Por lo tanto, si queremos empresas, gobiernos o cualquier tipo de organización que sea socialmente responsable, se necesita primero formar una sociedad que tenga conciencia y aplique dicha responsabilidad en todas sus actividades sociales.

Lo anterior no es una utopía, las sociedades danesas, suizas y noruegas, que si bien no son perfectas, son una clara muestra representativa de que es posible. Una atención y procuración de toda la sociedad que es responsable por toda la sociedad.

Seguiremos platicando …

Blog: http://ecologiasocial.com.mx/

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.