Monterrey

Uber, un caso típico de capitalismo extremo e injusticia

OPINIÓN. El caso es que ante una Ley emergente que impone a una parte de la sociedad prohibiciones de una necesidad básica en la sociedad -que es la movilidad para poder funcionar-, una empresa se aprovecha de ello y utiliza en su favor y de unos cuantos esta condición.
DESDE
TEXAS….

JAVIER
AMIEVA
11 abril 2016 9:49 Última actualización 11 abril 2016 10:24
ME. ¿Qué sigue después de Uber?

ME. ¿Qué sigue después de Uber?

El caso UBER, representa un avance tecnológico aplicado a la muy necesaria transportación de los habitantes de las grandes urbes, pero también representa un caso de capitalismo extremo y al menos en México requiere ser reglamentada en beneficio de los ciudadanos; y encontramos ejemplos y pruebas en otros países. Como habitante de Norteamérica y como abogado no puedo abstraerme de proporcionar algunos hechos en beneficio de un importante grupo de mis connacionales y por tanto de México.

Es del dominio común que esta empresa poseedora de un software, ha aglutinado personal a su servicio sin que tenga la calidad de patrón ofreciendo una fuente de ingreso “extra” a personas poseedoras de un vehículo que ponen a sus órdenes para proporcionar servicios de transporte público y que esto representa una alternativa de alivio a las necesidades de los habitantes. Hasta aquí las cosas parecieran ser que se trata de una empresa de buena fe y que cubrirá un servicio necesario satisfaciendo así necesidades de la comunidad.

Sin embargo, el caso es que ante una Ley emergente que impone a una parte de la sociedad prohibiciones de una necesidad básica en la sociedad -que es la movilidad para poder funcionar-, una empresa se aprovecha de ello y utiliza en su favor y de unos cuantos esta condición; es decir una ley obliga e impone castigos a unos por hacer algo, el uso de automóvil en beneficio de todos, y una empresa, -que no ha sido regulada y que no cumple con las funciones de un patrón-, “capitaliza” literalmente esta necesidad impuesta por ley.

La empresa en cuestión UBER, dicen los diarios, se disculpó y dijo que “nunca se había presentado una situación similar en ninguna parte del mundo donde opera”., es decir es trasnacional y simula ser una empresa mexicana-. Sin embargo es el caso que la empresa miente. El 13 de Marzo de este año, en Washington DC se cerró el Metro y UBER cobro hasta 3.9 veces la tarifa básica, -no 9 veces-, y aun así los usuarios se quejaron y Muriel Bowser, alcalde de la Capital de Estados Unidos declaró en rueda de prensa: “Pedimos a las empresas transportistas no aprovecharse y tomar ventaja de los usuarios que desesperadamente buscan una forma de llegar a sus trabajos o retornar a sus hogares”. Consigno esta prueba en el Washington Post del 15 de marzo/2016. (Dr. Gridlock Uber is capping surge prices at 3.9x while Metrorail is closed).

Emil Michael, Vice Presidente de Uber Technologies Inc., declaró en una entrevista ante Bloomberg Tv en julio 29 del 2014, en reacción a cientos de denuncias periodísticas de que se ha visto envuelto en cientos de casos por inseguridad, violaciones y principalmente alzas de tarifas en todo el mundo y amenazo públicamente así: “la empresa-UBER- debe investigar la vida privada de los periodistas que han provocado una reacción en contra del servicio que dando a conocer con contundencia de que las empresas de tecnología están acumulando información detallada - y potencialmente embarazosa – de registros de las comunicaciones de los usuarios, el tráfico de Internet e incluso el historial de sus movimientos”. ¿Eso no es libre empresa verdad?

Es importante también que recordemos que la transportación de personas en México es una actividad reservada y regulada por el estado y exclusiva a mexicanos o a sociedades mexicanas, con cláusulas de exclusión de extranjeros: - I. Transporte terrestre nacional de pasajeros, turismo y carga, sin incluir los servicios de mensajería y paquetería-. ¿O solo queremos como Trump usar a México como se nos dé la gana y fuente de riqueza aprovechándonos de situaciones vergonzosas como la falta de educación y modus vivendi que muchos mexicanos carecen?

Para aquellos que se deslumbran ante un nombre extranjero o creen que actuar con ventaja es libre empresa, permítanme recordarles una definición básica que envuelve gobierno, justicia y los principios de la libre empresa emitida por el filósofo santo Tomas de Aquino: “La justicia –conmutativa- gobierna las relaciones entre las personas –a través de sus gobernantes-. Depende de la igualdad básica de las partes de un acuerdo y representa la habilidad de intercambiar libre y abiertamente siendo esto un factor importante en la distribución justa de los bienes de la sociedad”.

Bajo esta definición aunque se trata de una empresa del “libre mercado” no cumple con la finalidad de igualdad y por tanto es injusta. Y si es injusto requiere cambio.

* El autor es analista político en Texas, y experto en temas de la frontera México-Estados Unidos.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.