Monterrey

Turismo y empoderamiento

OPINIÓN. Afortunadamente Nuevo León cuenta con factores clave que le permitirían posicionarse a nivel regional y nacional como un lugar ideal para el turismo.
ENTRADA
LIBRE

SERGIO
LÓPEZ RAMOS


03 mayo 2016 9:47 Última actualización 03 mayo 2016 9:55
Sergio López Ramos

Sergio López Ramos

En los últimos tres años, la actividad turística en México se ha posicionado como una actividad económica fundamental. Hoy en día, nuestro país es uno de los 10 destinos favoritos del mundo; en el 2015 se recibieron a 32.1 millones de turistas internacionales; un 9.5 por ciento más que en 2014 y un 37 por ciento más que en 2012.

Las divisas provenientes del turismo alcanzaron en el 2015 una cifra histórica: 17 mil 457 millones de dólares; un 7.7 por ciento más que en 2014 y 37 por ciento más que en 2012. Estas cifras han generado que el turismo representa el 8.5 por ciento del Producto Interno Bruto, y de acuerdo con estadísticas, el turismo genera nueve millones de empleos de forma directa e indirecta.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el sector turismo brinda oportunidades de empleo, en mayor medida, a jóvenes y mujeres. En este sentido, el grupo poblacional de jóvenes que oscila entre los 15 y 24 años ocupan el 20.6 por ciento del mercado laboral en la industria turística, mientras que las mujeres representan 55.9 por ciento.

Según información de la Corporación para el Desarrollo Turístico de Nuevo León, nuestra entidad recibió a poco más de 2 millones de visitantes en el 2015; y uno de los segmentos turísticos más importantes es el turismo de convenciones. Afortunadamente Nuevo León cuenta con factores clave que le permitirían posicionarse a nivel regional y nacional como un lugar ideal para el turismo.

La entidad cuenta con una excelente conectividad área, una infraestructura hotelera y de servicios que se encuentra en expansión y una excelente diversidad de actividades por realizar para todos los gustos que van desde el turismo cultural, el turismo de negocios y por supuesto, el turismo médico. Sin embargo, el turismo como actividad económica con un gran impacto social puede ser el detonador para que miles de ciudadanos en nuestra entidad y por supuesto, en la región, tengan la oportunidad de ser parte de las cadenas de valor de la industria turística.

El Clúster Turístico de Nuevo León, una organización que aglutina a empresas, instituciones educativas y al Gobierno del Estado, puede detectar áreas de oportunidad que le permitan no solamente a las empresas ya establecidas sino a los jóvenes diseñar y emprender negocios para ampliar la oferta de servicios en la zona metropolitana de Monterrey y en las diferentes regiones del estado.

Las instituciones educativas y las empresas pueden brindarles las herramientas necesarias que les permitan diseñar, desarrollar e implementar modelos de negocio que no solamente se inserten en esta prometedora industria, sino que les permita innovar y revolucionar una actividad económica con un gran potencial en nuestra región y en México, empoderando a nuestra comunidad.

Hace unos años, un grupo de estudiantes del Tecnológico de Monterrey diseñaron e implementaron un proyecto de emprendimiento turístico que tenía un fin particular: apoyar al desarrollo de las comunidades del sur de México mediante el turismo. Desde hace siete años, South Hope es una empresa que atiende a clientes de diversas procedencias como Israel, Francia y Estados Unidos, generando oportunidades de desarrollo para mujeres y jóvenes del sur y centro de nuestro país.

Con más emprendedores y visionarios convirtiendo nuestros retos en oportunidades, Nuevo León y México tienen la capacidad para cambiar su destino.

* El autor es politólogo por el Tecnológico de Monterrey; consultor político de la firma internacional Global Nexus y cursa sus estudios de posgrado en la Universidad de Wisconsin

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.