Monterrey

Trump, inflación y la FED

OPINIÓN. Más costo generaría más inflación, que a su vez se incrementarían las tasas de interés para controlarla, lo que traerá como consecuencia desconfianza con tipo de cambio y posterior retiro de capitales de ese país.
WIKI-LÍTICO

MIGUEL
MORENO
TRIPP
11 abril 2016 10:26 Última actualización 11 abril 2016 10:40
Miguel Moreno Tripp

Miguel Moreno Tripp

En días pasados se dieron a conocer las minutas de la reunión conjunta del Federal Open Market Committee y su Board of Governors, llevada a cabo a mediados de marzo del 2016, a la que coloquialmente muchas veces se le refiere como la reunión de la FED. El Financiero dio amplia cobertura del tema.

Tratando de no volver a comentar sobre lo ya informado llama la atención que, a diferencia de lo que opina el susodicho en el sentido de que vendrá una gran recesión -o lo que es lo mismo, mete miedo a quien se deja por ignorante como todos los populistas- dichas minutas reportan que el mercado laboral “continúa mejorando en el primer trimestre”, el PIB está comenzando a despuntar y la inflación al consumidor “se mantiene por debajo de la tasa objetivo de largo plazo del 2 por ciento que el Comité ha fijado”.

A finales del mes pasado, Bloomberg publicó un emotivo artículo traducido libremente como “La reducción en sueldos del 89 por ciento que llevó a la Trump-manía al corazón de América”. Cuenta que en una población de 4 mil 226 habitantes había una fábrica que empleaba a mil 100 personas, traslado su producción a México y cerró. Un matrimonio allá ganaba 16.10 dólares la hora y el puesto equivalente en México nos dice que cobra 1.75 dólares la hora.

Si regresara la producción a Estados Unidos, pensemos entonces en el nivel de inflación que se va a generar allá. El valor de las exportaciones anuales de México a Estados Unidos de acuerdo a “The Office of the United States Trade Representative (USTR)” es de alrededor de 280.5 billones de dólares (americanos) para el año 2013. Las principales categorías son vehículos (59.6 billones de dólares), maquinaria eléctrica (57.4 billones de dólares), maquinaria en general (42.6 billones de dólares) e instrumentos ópticos y médicos (10.7 billones de dólares). Todos esos rubros ocupan mucha mano de obra ¡por eso trasladaron la producción a un país de menor costo!

Ahora multipliquemos los costos de todos esos productos que importan de México, en la proporción del componente de mano de obra, por 9 veces. ¿Hace sentido incrementar los costos de manera exorbitante por un sentimiento patriotero? ¿Sus seguidores habrán ponderado este punto? ¿Realmente está en el mejor interés de su país? ¿Inflación del 2 por ciento? Sí, como no.

Más costo generaría más inflación, que a su vez se incrementarían las tasas de interés para controlarla, lo que traerá como consecuencia desconfianza con tipo de cambio y posterior retiro de capitales de ese país. Claro que vendría una debacle, pero originada por él. No queda más que parafrasear al Presidente Obama: “Good luck with that”… pero para todo el mundo al tratarse de una de las economías más grandes del planeta. ¿La FED lo estará analizando? Espero que sí, pero no creo que tuvieran mucho margen de maniobra ante un escenario así.

Algo que llama mucho la atención y no se menciona: Estados Unidos tiene un superávit con México en el rubro de servicios de unos 12.2 billones de dólares. Ellos nos venden más de lo que nosotros a ellos.
¿Entonces en este rubro nos están robando, como él dice? Por supuesto que no, pero eso demuestra que los populistas efectivamente son un peligro, tanto para México (populista región 4) como para el mundo (populista región 1).

* El autor es Doctor en Finanzas por la Universidad de Tulane; cuenta con la Maestría en Alta Dirección de Empresas, en el IPADE. Se desempeñó como Director General de entidades del área Internacional en Santander Serfin. Es Director del programa OneMBA y tiene su Despacho asociado con Crowe Horwath para proporcionar asesoría en temas de Finanzas Corporativas.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.