TRAN-SI-CIÓN: ¡Un Trabajo de Dos!
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

TRAN-SI-CIÓN: ¡Un Trabajo de Dos!

COMPARTIR

···

TRAN-SI-CIÓN: ¡Un Trabajo de Dos!

Se requiere un proceso de preparación y comunicación adecuado en el que tanto el director general saliente, como el entrante, trabajan en paralelo.

Opinión MTY empresas familiares Rosa Nelly Trevinyo Rodríguez
27/06/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Dra. Rosa Nelly Trevinyo Rodríguez.Fuente: Cortesía

El próximo 1 de julio viviremos un proceso de transición para el que, tanto las instituciones como los ciudadanos nos hemos preparado. ¿Cómo? Evaluando las necesidades de nuestro país, analizando a los candidatos, revisando sus propuestas y definiendo el futuro deseado.

Precisamente esto mismo, pero sin tanta grilla, sucede en las empresas familiares cuando hay cambio de Director General. Y es que, para ser ordenada, la transición requiere un proceso de preparación y comunicación adecuado en el que tanto el director general saliente, como el entrante, trabajan en paralelo. ¿Qué es lo que hacen?.

Por un lado, el Director General Saliente

Organiza y transmite a su sucesor la información más significativa de la gestión. El objetivo: darle una breve inducción, advertirle de posibles riesgos y otorgarle consejo en relación al futuro.

Igualmente, y para enviar las señales adecuadas a los grupos de interés, el director general saliente y entrante desarrollan, juntos, un plan para anunciar la transición. Y es que, la primera pregunta que todos se hacen es: ¿Por qué se va? ¿Se retira o… lo retiran? Para evitar especulaciones, se define clara y concisamente la razón; y luego, se comunica por etapas.

Etapa I : El director general saliente y el presidente del consejo se reúnen con todos los accionistas y comparten el nombramiento, explicando cómo este nuevo director agregará valor a la estrategia de la empresa e incrementará la rentabilidad y el patrimonio de los accionistas.

Etapa II : Una vez enterados los accionistas, y antes del comunicado oficial, el director general saliente convoca a sus directores y gerentes para informarles la nueva designación y presentarles al sucesor, haciendo énfasis en la continuidad de los proyectos “en proceso” y proveyendo así, estabilidad a sus puestos de trabajo.

Etapa III : Se presenta al nuevo director general con el resto de los colaboradores—i.e. junta presencial, comunicado oficial, video o videoconferencia. Importante: transmitir el rumbo de la compañía, reafirmar los buenos resultados obtenidos y agradecer el trabajo del director general saliente.

Etapa IV : Finalmente, es preciso hablar directamente con clientes y proveedores importantes para comentarles el cambio y solicitar su confianza durante la transición; así como realizar un comunicado de prensa corto para informar a la comunidad.

Por otro, el Director General Entrante…

Un mes antes de que se realice el anuncio oficial, el sucesor deberá analizar la planificación estratégica definida y los objetivos a lograr; así como revisar los números y proyecciones de la compañía, conversar con los socios y visualizar el futuro (estructura, proyectos, procesos, sistemas, gente).

Así mismo, durante sus primeros 100 días, habrá de:

1.- Identificar debilidades y fortalezas de la empresa: Comprender cómo opera. Conocer y conversar con los consejeros, asesores y personal clave. Asistir a reuniones directivas y gerenciales. Realizar “management by walking around”.

2.- Desarrollar un plan de trabajo realista, con metas y tiempos definidos: Delimitar las prioridades y los proyectos a los que debe dar continuidad.

3.- Evaluar al equipo de trabajo: El nuevo director necesitará un grupo de apoyo. Debe detectar talento. Su misión: formar gente, no sólo sustituirla.

4.- Declinar representaciones: Debe acelerar su curva de aprendizaje y dejar de lado las fotos y los puestos honorarios. Olvídese de ser Presidente de la Cámara XYZ ¡Demuestre primero!

En conclusión, tanto el director general saliente, como el entrante, deben hacer la labor. De cómo planifiquen y anuncien la sucesión dependerá su éxito o fracaso. ¡Mucho ojo!

La autora es socia de Trevinyo-Rodríguez & Asociados, Fundadora del Centro de Empresas Familiares del TEC de Monterrey y miembro del Consejo de Empresas Familiares en el sector Médico, Petrolero y de Retail.

Opine usted: rosanelly@trevinyorodriguez.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.