Monterrey

Tipo de cambio y entrada de capitales

OPINIÓN. Al pasar los meses los inversionistas han dejado de temerle a Trump y ahora apuestan a que el peso se apreciará.
ENTORNO MACRO-ECONÓMICO
​Gabriela Siller
gsiller@bancobase.com
25 mayo 2017 8:36 Última actualización 25 mayo 2017 9:0
Gabriela Siller, economista.

Gabriela Siller, economista.

El tipo de cambio desde su punto máximo histórico alcanzado en enero en 22.03 pesos hasta el mínimo del año ha bajado 3.60 pesos. La apreciación del peso ha estado sustentada en la entrada de capitales a México y por las apuestas en el mercado de futuros de Chicago, en donde las posiciones netas están inclinadas a favor del peso.

Respecto a la inversión extranjera de cartera, hasta el jueves se publica el dato del primer trimestre, pero se conoce la tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros y el nivel de la Bolsa Mexicana de Valores.

La tenencia de valores gubernamentales en manos de extranjeros, aunque ha disminuido 92 mil millones de pesos desde su punto máximo en marzo a la fecha, sigue mostrando un crecimiento positivo respecto al 2016.

Al interior destaca que los extranjeros han soltado Cetes (que son instrumentos de corto plazo) y han optado por comprar bonos M (instrumentos de largo plazo), lo cual puede estar mostrando una mayor confianza sobre la economía mexicana.

La disminución desde el máximo en marzo puede ser explicada por toma de utilidades, aversión al riesgo por las noticias políticas relacionadas con Trump y también por la expectativa de que Banxico siga subiendo su tasa (ya que al aumentar la tasa el precio de los valores baja, causando minusvalías).

La salida de capitales de marzo a la fecha no se considera preocupante, pero si sigue esa tendencia llevando al acumulado del año a crecimiento negativo, puede entonces empezar a presionar al alza al tipo de cambio.

Por su parte, la BMV ha alcanzado niveles récord en el 2017. Aun y cuando la economía está creciendo a una tasa aceptable, lo máximos alcanzados en la bolsa no se considera estén sustentados sobre los fundamentales de la economía, sino en el exceso de liquidez a nivel global y en las bajas tasas que hay alrededor del mundo que permiten el arbitraje financiero (piden prestado en una economía a tasas bajas y lo invierten en economías donde las tasas son altas y no existe un riesgo país alto). Además, la apreciación del peso genera expectativas de rendimientos más altos al pasar los capitales a dólares, lo cual también incentiva la entrada de inversión extranjera de cartera.

Finalmente, en el mercado de futuros de Chicago existen alrededor de 70 mil contratos netos a favor del peso (cada uno por un monto de 500 mil pesos). Cabe recordar que en el 2016 los contratos netos en Chicago apostaban a la depreciación del peso desde que Trump quedara como candidato único de su partido.

Al ganar Trump alcanzaron un nivel similar al de la crisis financiera por el stress que se esperaba viviera México. Sin embargo, al pasar los meses los inversionistas han dejado de temerle a Trump y ahora apuestan a que el peso se apreciará.

Para la bolsa es previsible que siga en aumento hasta mediados de año para empezar a bajar y terminar con un rendimiento aproximado a 7.5 por ciento.

Por su parte, en el mercado de futuros de Chicago las apuestas estarán atentas a 1) la política monetaria de Banxico en relación a la Fed, 2) la renegociación del TLCAN, y 3) las noticias relacionadas con las elecciones para presidente en el 2018.

Si los capitales siguen entrando es probable que el tipo de cambio siga disminuyendo y se aproxime a los 18 pesos por dólar. Sin embargo, el mercado cambiario es sensible y ante miedo pueden cambiar rápidamente las posiciones de inversión afectando al peso.

La autora es Economista en Jefe de Grupo Financiero BASE y profesora de economía en el Tec de Monterrey.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.