Timbrado de viáticos, el quinto jinete del Apocalipsis
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Timbrado de viáticos, el quinto jinete del Apocalipsis

COMPARTIR

···
Monterrey

Timbrado de viáticos, el quinto jinete del Apocalipsis

OPINIÓN. Ahora va a haber una afectación para los trabajadores que viajan en la medida que realicen gastos sin obtener un CFDI a cambio, ya que lo no comprobado se considerará ingreso gravable para el ISR de salarios.

CAPITALIZANDO EXPERIENCiASEzequiel Isidro Martínez Guerraimpuestoseimg@hotmail.com
23/01/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En medio de la vorágine de cambios en la versión 3.3 de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDIs), pocas empresas notaron uno que se dio en la versión 1.2 de Nómina relativa a emitir CFDIs por los viáticos de sus trabajadores. Ya se venía manejando desde antes pero con tan poca claridad que se habló poco de ello.

Así que, hay que emitir dos tipos de CFDIs en el tema de los viáticos, el primero, cuando se dé un anticipo para gastos de viaje y el segundo cuando no haya anticipo y los trabajadores paguen por cuenta de las empresas o a través de tarjetas de crédito corporativas.

Lo grave es que ahora va a haber una afectación para los trabajadores que viajan en la medida que realicen gastos sin obtener un CFDI a cambio, ya que lo no comprobado se considerará ingreso gravable para el ISR de salarios.

Como antecedente, las empresas hasta 2016 cumplían la obligación de reportar al SAT los ingresos por viáticos de sus trabajadores, en la cual, la mayoría de las empresas lo manejaban como exentos, incluyendo el monto en la Informativa de Ingresos por Salarios y en consecuencia en la Constancia de Ingresos y Percepciones.

Si bien la magnanimidad del SAT otorga un 20 por ciento de lo que si tenga CFDI en una especie de “deducción ciega”, lo cierto es que también lo topa a 15 mil pesos por año, por trabajador.

A la carga administrativa de la inmensidad de catálogos de la versión 3.3, la Contabilidad Electrónica, el CFDI de Comercio Exterior, CFDI por operaciones con partes relacionadas del extranjero, agregue usted señor empresario la del timbrado de viáticos, y el de controlar, por cada comprobación de gastos de viaje, el límite del 20 por ciento, ver si lo rebasó o no el empleado para gravar cuando exceda el tope por cada evento y además ir llevando el control del acumulado como ingreso exento sin CFDI para cuando pase de 15 mil pesos, tener el segundo caso de gravamen al trabajador.

¿Qué dirán los trabajadores?, -mejor no viajo-, podrían decir con razón, ya que por ahorrar y tomar un taxi de la calle o comer en una fondita, por dejar propina en las comidas o a los maleteros, les puede costar hasta un 35 por ciento de ese gasto, en su ISR de Salarios.

El tema le puede terminar costando caro a los empresarios, ya que si quieren proteger a sus trabajadores absorbiendo el ISR de Salarios lo tendrían que “piramidar” y terminar pagando un 53.84 por ciento como ISR de esos gastos, en adición al 30 por ciento que ya pagan como no deducible, es decir, en total un impuesto de hasta el 83.84 por ciento.

Considerando que esto entró en vigor el 1º de abril de 2017, las empresas que no hayan cumplido esta obligación ya van tarde, ya que el dato se necesita además para la declaración anual de personas físicas.

En Nuevo León y en todo México, no existe alguna herramienta en el mercado que permita el manejo de viáticos, que controle topes de 20 por ciento y el límite de 15 mil pesos, así como que envíe información al proceso de nóminas con los ingresos exentos y gravados; nicho de negocio no atendido por los Proveedores de Certificación de Facturas (PACs), por quienes timbran nóminas y por quienes manejan herramientas de control de gastos de viaje; en otras palabras, sus participantes no están atentos a la dinámica de cambios fiscales.

El autor es C.P. , M.I. y Doctorante de Ciencias de lo Fiscal. También es miembro de la Comisión de Investigación Fiscal del Instituto de Contadores Públicos de Nuevo León.

,
Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.