Monterrey

Tiene TLCAN grandes retos: Ildefonso

El secretario de Economía reconoció que diversas empresas sí han migrado sus plantas a México debido a mejores condiciones, pero, el resultado en la pérdida de empleos hubiera sido mayor, si estas hubieran migrado a Asia.
Sonia Coronado
scoronado@elfinanciero.com.mx
31 agosto 2017 11:33 Última actualización 31 agosto 2017 11:33
Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía/Félix Vásquez

Combatir la creencia de que México es el único que ha ganado con el TLCAN, modernizar el tratado e incluir temas como la energía y las telecomunicaciones y lograr un resultado de ganar-ganar, son los tres retos que enfrentan los negociadores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía.

En el marco del Foro de Discusión con Expertos 2017 “TLCAN y el crecimiento económico de México”, que realiza la Facultad de Economía de la UANL, con motivo de su 60 aniversario, el principal estratega negociador del TLCAN reconoció que diversas empresas sí han migrado sus plantas a México debido a mejores condiciones, pero, el resultado en la pérdida de empleos hubiera sido mayor, si estas hubieran migrado a Asia.

“Sí efectivamente algunas plantas han migrado a México pero la pregunta no es cuántos empleos se han trasladado a México sino cuántos se hubieran perdido en la competencia con Asia si México no se integra a ser más competitivas las cadenas productivas en América del Norte.

México no es el problema, México es parte de la solución”, mencionó, durante su ponencia.

Añadió “estamos desperdiciando importantes en temas (…) como la energía (…) telecomunicaciones, el futuro de la manufactura está en las tecnologías de la información. Tenemos que llegar a la conclusión de que a 22 años de haber firmado el NAFTA el capítulo laboral y el ambiental ya no debe de ser capítulos paralelos, deben estar integrados estructuralmente en el acuerdo, sujetos al mismo mecanismo (…) un TLC debe de ser para que todos ganen”.

Finalmente señaló que el tercer reto de lograr un acuerdo ganar-ganar es uno de los más relevantes debido a que de no hacerlo difícilmente sería aprobado por el Senado.

“En el Senado de la República que es el responsable de aprobación de tratados internacionales, mi partido no tiene mayorías, y si yo no regreso a casa con un tratado que claramente refleje la base del interés nacional, no tendrá facilidades de ser aprobado en el congreso mexicano.

La seguridad no se las damos los negociadores, la seguridad es la democracia que todos hemos construidos”.