Monterrey

Tecnología en los negocios… y en vehículos autónomos

OPINIÓN. El surgimiento de empresas “rideshare” o transporte privado como Uber y Lyft han propiciado la creación y dependencia del celular mientras que la tecnología de manejo busca convertir a los automóviles en computadoras.
OPINIÓN ACADÉMICA TECNOLÓGICO DE MONTERREY
Alicia Galindo
29 mayo 2017 9:24 Última actualización 29 mayo 2017 9:30
Alicia Galindo, profesora del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey

Alicia Galindo, profesora del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey.

La innovación tecnológica es una oportunidad de inversión enorme de la que es difícil de escapar. Es el sector de mercado que ha opacado a otros incluyendo el sector financiero y el industrial.

Las empresas tecnológicas están altamente relacionadas con la innovación y creación de soluciones a problemas reales. Por lo que los inversionistas esperan gastos considerables en investigación y desarrollo, pero al mismo tiempo un progreso relevante en productos y servicios que generen nuevos paradigmas en los consumidores, obviamente sin mencionar primas altas por el nivel de riesgo asumido.

Uno de estos paradigmas o puntos de quiebre es la industria automotriz.

En el artículo publicado por Alex Webb y Chloe Whiteaker para Bloomberg News, los autores establecen que la línea entre la tecnología y la industria automotriz es borrosa. El surgimiento de empresas “rideshare” o transporte privado como Uber y Lyft han propiciado la creación y dependencia del celular mientras que la tecnología de manejo busca convertir a los automóviles en computadoras. La inversión en investigación y desarrollo de empresas automotrices se ha duplicado de 2006 a 2016 en casi 89 billones de dólares.

Ejemplos de alianzas estratégicas entre empresas tecnológicas y la industria automotriz son Fiat Chrysler que se vinculó con Google para desarrollar 600 minivans de conducción autónoma. Uber por otro lado, está haciendo equipo con Volvo y Mercedes Benz para introducir servicios de transportación. Sin embargo, Uber es un caso singular, que, aunque empresas como Google, Toyota y Tata han realizado inversiones millonarias en la empresa, se ha pronosticado que este negocio (Uber) tiene un horizonte de vida de 10 años y no más.

En una nota periodística para Reuters, Hamish Douglass accionista principal del Grupo Financiero Magellan, fondo de inversión ubicado en Sydney, Australia y que cotiza en la Bolsa de Valores Australiana, pronosticó que Uber no sobrevivirá en la próxima década debido a dos factores: 1) la llegada de vehículos autónomos y 2) barreras bajas de entrada del mercado de viajes privados, es decir, alta competencia. Y ejemplo de esto, es que en Amazon y Mercado Libre se ofrecen servicios de transportación privada a pasajeros y mascotas. Recordemos que Uber tiene 7 años de vida, fue fundada en San Francisco y opera actualmente en 58 países.

Desde el punto de vista financiero, una de los principios de los mercados de capitales es que las acciones en tecnología frecuentemente ofrecen altas primas, más que en otras categorías de mercado. La valuación alta en los precios de las acciones reconoce el alto crecimiento, sobre el promedio, que las empresas tecnológicas ofrecen. Sin embargo, existen empresas públicas que todavía no producen utilidades o flujos de efectivo. Esta falta de precisión induce a los inversionistas a proporcionar supuestos y conjeturas al construir modelos de valuación sobre la capacidad de generar flujos en el futuro.

El mercado de los minicontroles en la conducción autónoma y las unidades de procesador será un mercado de $500 millones de dólares en el 2020. Esta tecnología actualmente es líder en el espacio y componentes de Fórmula uno. Zachary Hamed en su contribución para Forbes, propone 5 acciones que se deberían de comprar si nuestro portafolio de inversión cree en el manejo autónomo. La lista empieza con Mobiley´s empresa dedicada a la tecnología sensible que puede predecir obstáculos y puede alertar a los conductores de colisiones e impactos. La segunda es STMicroelectronics, quien fabrica los chips de Mobiley´s. El tercer lugar lo ocupa Nokia con el desarrollo de mapas a través de cámaras panorámicas, tecnología láser 3D que capturan nombres de calles y límites de velocidad. El cuarto lugar es Delphi de General Motors que se ha convertido en uno de los más importantes manufactureros de auto partes. Por último, el quinto lugar lo ocupa la empresa Autoliv que manufactura sensores de seguridad incluyendo cámaras que detectan a los peatones, cámaras con visión nocturna para esquivar obstáculos y cinturones de seguridad inteligentes que detectan signos vitales de pasajeros y pueden mandar avisos a emergencias.

Los inversionistas en estas empresas, deben de estar altamente conscientes de que la investigación y desarrollo tiene un alto rendimiento en el sector tecnológico. Es esencial comprender los productos de la empresa, el mercado, así como los rivales principales que pueden producir inestabilidad. Este sector claramente toma en cuenta los detalles.

La autora es es profesora del Departamento Académico de Contabilidad y Finanzas del Campus Monterrey. Su correo electrónico es alicia.galindo@itesm.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.