Monterrey

Subió el dólar, ¿debo aumentar los precios de mis propiedades?

Opinión. En esta última crisis los inmuebles para poderse vender se hablaba de fijar el dólar al tipo de cambio anterior y las rentas en dólares era común ver que se renegociaran al tipo de cambio anterior.
MUNDO INMOBILIARIO

JORGE PAREDES GUERRA
​jorge@realityworld.com.mx
29 noviembre 2016 12:45 Última actualización 29 noviembre 2016 12:49
Jorge Paredes Guerra

Jorge Paredes Guerra. Presidente de la Federación Mundial de Profesionales Inmobiliarios en México.

Es una pregunta muy frecuente que me han hecho a lo largo de mi trayectoria profesional de más de tres décadas, en las cuales he sido testigo de diversas crisis económicas que ha sufrido nuestro País.

La primera gran sacudida fue a finales del sexenio de Luis Echeverría en 1976 con un 81 por ciento de devaluación del Peso. Esta devaluación se originó por el desmedido gasto público financiado por endeudamiento externo e interno que a la postre generó inflación en los inmuebles. Ahí podemos decir que prácticamente nació el dólar en las transacciones inmobiliarias en los estados fronterizos.

La segunda gran sacudida fue en el sexenio de José López Portillo en 1982, quien un año antes había afirmado categórico “Defenderé al Peso como un Perro”, pero se vio obligado a decretar el Control de Cambios, provocando que muchos precios de las propiedades en venta y renta se fijaran en dólares.

Luego viene el sexenio de Miguel de Lamadrid, donde el Peso mexicano se devaluó en todo su periodo en 1,552 por ciento lo que se reflejaba en altas tasas de inflación anual. En esta época era muy común observar las transacciones inmobiliarias fijarlas en dólares.

Luego viene el sexenio de Carlos Salinas que negoció el Tratado de Libre Comercio y que devaluó el Peso en su periodo en un 36 por ciento. Sin embargo, le endosó al sexenio de Ernesto Zedillo por el mal manejo del déficit de la cuenta corriente la devaluación, y que durante el periodo de éste último fue de 180 por ciento, ya que su predecesor se financió con capital de corto plazo volátil provocando el llamado “Efecto Tequila” en los mercados financieros internacionales y el famoso “Error de Diciembre”.

Hay que recordar que la comunidad financiera internacional le otorgó
a nuestro país una línea de crédito por 50 mil millones de dólares para
evitar la debacle de la economía. En esta última crisis los inmuebles para poderse vender se hablaba de fijar el dólar al tipo de cambio anterior y las rentas en dólares era común ver que se renegociaran al tipo de cambio anterior porque corrían el riesgo de la cancelación anticipada de los contratos de arrendamiento de los inmuebles.

Enseguida vinieron los sexenios de Fox y Calderón con tasas de interés
bajas e inflación controlada, lo que impulsó fuertemente el mercado inmobiliario y particularmente la industria de la vivienda. El peso mexicano se devaluó un 15 por ciento en el caso de Fox y un 18 por ciento en el periodo de Calderón. Y finalmente llegamos al actual sexenio de Enrique Peña Nieto que la devaluación acumulada hasta
el día de hoy es de 61 por ciento, con las más bajas tasas de inflación históricas hasta el momento.

Tras repasar lo sucedido en los últimos ocho sexenios podemos concluir
que el mercado inmobiliario mexicano fija al dólar para sus transacciones en dos condiciones: 1) Un exceso de liquidez en la economía y 2) Altas tasas de inflación.

Ahora no se dan las dos condiciones, por lo que la empresa o persona
que quiera vender o rentar una propiedad ahora les recomiendo que fijen su precio en pesos o si las quieren fijar en dólares que sean muy flexibles a la hora de fijar el tipo de cambio de conversión a pesos.

El mercado fija los precios según la oferta y la demanda de los inmuebles, por lo que conviene darse la vuelta a conocer el ofrecimiento
de casas, locales, oficinas, bodegas, quintas, ranchos, etcétera, que compiten con la propiedad que quieren vender o rentar y acercarse con un profesional inmobiliario, para que en base a la información que disponga les presente un Estudio Comparativo de Mercado y así definir adecuadamente el valor de la propiedad.

La excepción a la regla anterior se da cuándo las inversiones son de fondos internacionales en oficinas, naves y parques industriales, y los ingresos que reciben los arrendatarios son en dólares porque están orientados a la exportación por lo cual se fijan las rentas en esa divisa.
Con la actual incertidumbre, les recomiendo cuidar su patrimonio, es muy importante conservarlo, ya que es lo más sólido que se puede heredar a nuestros seres queridos.

* El autor es experto del sector inmobiliario en México. Es presidente de la firma de bienes raíces líder en el País, Realty World México, y preside además la Federación Internacional de Profesiones Inmobiliarias,
FIABCI, Capítulo México.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.