Monterrey

Sortea Grupo Monterrey dificultades financieras; mantiene influencia

Pese a los problemas que han vivido las compañías regiomontanas, el Grupo sigue jugando un papel preponderante en Nuevo León y el país
Juan Antonio Lara
14 diciembre 2015 15:55 Última actualización 14 diciembre 2015 15:59
Vitro SAB (Especial)

Vitro SAB (Especial)

Pese a los problemas económicos que han tenido algunos de sus integrantes, el Grupo de los 10 empresarios más destacados de Monterrey sigue manteniendo su influencia a nivel local y nacional.
Este grupo surgió de cuatro empresas que marcaron la industrialización de Monterrey: Cervecería Cuauhtémoc (empresa que dio origen al grupo Visa y hoy Femsa), Hylsa (origen de Alfa), Vidriera Monterrey (que derivó en el grupo Vitro) y Cemex, Deacero, Frisa, Proeza, Ternium y Xignux. (base del grupo Cydsa).

A estos cuatro grupos se han incorporado Cemex, Deacero, Frisa, Proeza, Ternium y Xignux.

El denominado Grupo de los 10 lo conforman actualmente Armando Garza Sada, de Alfa; Rogelio Zambrano, de Cemex; Tomás González Sada, de Cydsa; Sergio Gutiérrez Muguerza; de Deacero y José Antonio Fernández Carbajal, de Femsa.

También Eduardo Garza T Fernández, de Frisa; Enrique Zambrano Benítez, de Proeza; Adrián Sada González, de Vitro; Eugenio Garza Herrera, de Xignux; y Máximo Vedoya, de Ternium.

Los dueños de estas empresas forman parte del selecto grupo de empresarios que son consultados tanto por los presidentes en turno y sus secretarios como por los gobernadores que ha tenido el estado.
Tanto el presidente Enrique Peña Nieto como el gobernador Jaime Rodríguez Calderón se reunieron con este grupo cuando anduvieron en campaña.

Pero la trayectoria de estas empresas a nivel internacional no ha estado exenta de problemas.

Grupo Alfa, pese a que actualmente Nemak, su filial de la división automotriz, se ha convertido en el proveedor líder de la industria a nivel global gracias a sus innovaciones tecnológicas, estuvo a punto de la quiebra en 1982.

Lo anterior, debido a la devaluación del peso mexicano que provocó que los pasivos en dólares de las empresas del grupo, pasivos generados para apalancar su crecimiento, multiplicaran insosteniblemente su valor en pesos mexicanos, sin que se diera de igual manera un incremento de los ingresos de las empresas.

Así, durante la administración de Bernardo Garza Sada, una cuarta parte de las acciones del grupo fue cedida a sus acreedores, aunque más tarde serían casi en su totalidad re-adquiridas por el Grupo.

El rescate del grupo se dio además por la intervención del gobierno federal mexicano, que a través de Banobras, apoyó financieramente las operaciones de las empresas.

En el año de 1994 vende las empresas Titán a Grupo Industrial Durango del empresario Miguel Rincón Arredondo.
Otras empresas han tenido que vender sus activos ante la llegada de grandes compañías internacionales y otras han tenido que hacerse más pequeñas para poder seguir adelante.

“Las percepciones acerca de la globalización por parte de los empresarios regiomontanos fueron muy optimistas, porque pensaban que iban a incursionar en los mercados mundiales con éxito y en muchos casos esto no fue así”, dice Abraham Nuncio, investigador y autor del libro “El Grupo Monterrey”.

Publicado en 1982, en este libro Nuncio presentó un análisis sobre el surgimiento y boom de este grupo empresarial mexicano, que surgió de Alfa, Cydsa, Visa (hoy Femsa) y Vitro.

Estas empresas eran manejadas por las familias Garza Sada, Garza Lagüera, Sada Zambrano y Sada González.

En 1982, Alfa llegó a controlar cerca de 154 empresas, Visa (hoy Femsa) 134 compañías, Vitro alrededor de 80 y Cydsa cerca de 35.

A estas empresas se unieron otras grandes compañías que llegaron a destacar en la década de los ochenta y que después con la apertura de México al exterior fueron absorbidas por multinacionales que llegaron al país.

Gamesa, de la familia Santos de Hoyos, fue adquirida por Pepsico; IMSA e HYLSA, fueron compradas por Ternium; Cigarrera La Moderna pasó a manos de la británica British American Tobaco (BAT) y el Grupo Ramírez, fabricante de tráileres, desapareció.