Simulación y posibles delitos en la cesión de derechos de TUA del NAICM
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Simulación y posibles delitos en la cesión de derechos de TUA del NAICM

COMPARTIR

···

Simulación y posibles delitos en la cesión de derechos de TUA del NAICM

La Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) es por mucho el principal ingreso corriente que obtiene el concesionario del actual aeropuerto Benito Juárez, que le permite sufragar los costos operativos.

Opinión MTY COMENTARIO ECONÓMICO Marco A. Pérez Valtier
04/07/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Marco Pérez ValtierFuente: Félix Vásquez

La Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA) es por mucho el principal ingreso corriente que obtiene el concesionario del actual aeropuerto Benito Juárez, que le permite sufragar los costos operativos, de aquí que no resulta sensato comprometer la principal fuente de ingreso operativo, para construir otro muchísimo más grande.

Este esquema se utilizó en 2006 para financiar la construcción de la Terminal 2, pero la obra era de 400 millones de dólares (que terminó en 508 millones) y que por cierto aún no terminaba de pagar AICM cuando en 2014 “Revende” la misma TUA de manera irregular y fraudulenta (al mismo cliente, NAFINSA) pero ahora a un precio superior que puede llegar a los NUEVE MIL MILLONES DE DÓLARES.

Para justificar este mayor precio, en agosto de 2014, simulan una venta “conjunta” de la TUA del actual aeropuerto y la TUA futura del nuevo que se construirá, AÚN ANTES DE OBTENER LA CONCESIÓN (enero de 2015) lo cual en sí ya es un delito, pero no nos engañemos, NUNCA habría DOS aeropuertos operando, (ni dos TUAs por cobrar), pues como comparten el espacio aéreo, solo puede operar UN aeropuerto, por lo que el valor de la Cesión NO puede multiplicarse por 18 veces así como así, por lo que NAFIN debe explicar por qué accedió a comprar (de nuevo) algo que aún era de ella, a un precio 18 veces superior y que no le reporta ni un peso de ingreso.

Si analizamos los términos pactados de esta “Cesión de Derechos”, se pone de manifiesto que es una SIMULACIÓN, y que utilizan a NAFIN, ya que primero, el precio es INCIERTO, pues se estipula que se le proporcionarán a AICM los recursos requeridos para construir el aeropuerto, (para la T2 se fijaron en 400 millones de dólares y luego se “ampliaron” a 508 millones y en el nuevo, puede llegar hasta nueve mil millones de dólares) pero tomen nota, los ingresos del TUA los aplica el fideicomiso a pagar primero los compromisos financieros de los créditos contratados, pero los remanentes, se transfieren a AICM como pago de la Contraprestación de la Cesión!! Simplemente absurdo, pues eso deja a NAFIN sin un solo peso de beneficio económico por haber adquirido esta “Cesión” de Derechos.

El círculo lo cierran cuando el fideicomiso que recibe el derecho de cobro de TUA, que es la garantía de pago de los créditos contratados, acude a AICM a firmar un contrato de prestación de servicios y la CONTRATA por 50 millones de pesos al año (más IVA) para que le cobre el TUA!!! ya que el Fideicomiso no tiene ni el personal ni los medios para hacerlo.

De esta manera, la simulación se materializa completamente ya que el TUA NUNCA salió de AICM y lo sigue cobrando, pero ahora por orden y cuenta del fideicomiso donde su nuevo dueño (NAFIN) lo aportó para poder garantizar los créditos contratados.

Finalmente, otra evidencia de esta simulación, son los estados financieros que presenta AICM y que dictamina Price Waterhouse Coopers, ya que ahí se puede constatar que AICM reporta como ingresos “Propios” todo el TUA cobrado en cada ejercicio, cuando supuestamente “vendió” estos ingresos, y peor aún, también registra como ingresos propios, los EXCEDENTES de TUA que quedan en el fideicomiso (después de pagarle a los acreedores) que por contrato le deben ser transferidos.

De hecho, estos deberían ser los ÚNICOS ingresos propios que percibiría, (mas los 50 millones de pesos de honorarios) pues el TUA ya no es de AICM, sino de NAFIN.

La evidencia es contundente, el TUA nunca salió de AICM, lo sigue cobrando, pero simulan una Cesión fraudulenta para obtener deuda contratada por un fideicomiso, que de “privado” no tiene nada, y la registran como ingreso “propio”, para transferirlo a la SHCP como aprovechamiento y posteriormente “blanquearlo” como aportación de capital que iría a la construcción del nuevo aeropuerto.

El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio de Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Opine usted: mperezv@perezgongora.com

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.