Monterrey

...Sería insuficiente el tiempo para que haga su campaña

Cuando contendió para gobernador tenía campaña de varios años como alcalde.
Alejandra Mendoza
amendoza@elfinanciero.com.mx
19 abril 2017 10:59 Última actualización 19 abril 2017 14:13
La llegada de un segundo gobernador en la administración actual dejaría proyectos truncos para el Estado, por lo que sería un impacto negativo. (Cortesía)

La llegada de un segundo gobernador en la administración actual dejaría proyectos truncos para el Estado, por lo que sería un impacto negativo. (Cortesía)

De participar el Bronco como candidato a la presidencia del país; los seis meses para hacer su campaña no sólo serían insuficientes, sino que la ausencia de resultados a nivel estatal no lo respaldarían, advirtió Jesús Cantú, investigador de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Tecnológico de Monterrey.

“No le alcanzaría el tiempo para hacer una campaña triunfadora, hay que recordar que cuando contendió por la gubernatura de Nuevo León, ya tenía como seis años como candidato, porque desde que era alcalde de García ya había posicionado una imagen.

“Seis meses (de campaña) en las condiciones actuales, es decir, en el posicionamiento que trae, el conocimiento y el porcentaje que trae; me parece que son pocos y debe haber una mayor presencia a nivel nacional para que pueda bastar el tiempo establecido en la Ley”, dijo.

Explicó que el Bronco, deberá solicitar dos licencias a su cargo; el primero es para realizar una recolección de firmas, y la otra para cumplir con los seis meses obligatorios, por lo que se vería obligado a renunciar.

Sin embargo, dijo, que no le ve posibilidades exitosas en su participación como candidato, dado que en las encuestas la preferencia es baja, y que en contraste, ayudaría para restar votos a los candidatos mejor posicionados.

Aunado a esto, destacó que sería desgastante para los ciudadanos el que pasen por un proceso de dos elecciones: para el Presidente y para el gobernador.

El experto apuntó que uno de los aspectos negativos, al lanzarse como candidato, es que al llegar el nuevo gobernador tendría que iniciar su relación con el gobierno federal y posiblemente quedarían proyectos pendientes.

“Todos los impactos serían negativos, realmente no veo nada positivo por el hecho de que el gobernador decida contender como candidato independiente a la presidencia de la república, especialmente cuando no ha podido consolidarse en el estado”, aseguró el experto.