Señales contrastantes
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Señales contrastantes

COMPARTIR

···

Señales contrastantes

A escasos quince días de las elecciones presidenciales, las diversas variables económicas no muestran señales de repuntar.

Opinión MTY UANL Cesareo Gámez
15/06/2018
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
Placeholder block
Cesáreo Gámez Fuente: Cortesía

Durante los primeros meses de 2018 los indicadores de distintas actividades de la economía mexicana muestran señales contrastantes. Por un lado, el gasto del gobierno federal registró un aumento de 8.0 por ciento en el primer trimestre del año, impulsado principalmente por el gasto de capital, que se incrementó 30.7 puntos porcentuales, lo cual es típico en un año electoral.

Sin embargo, este incremento en el gasto público todavía no se refleja en los indicadores de actividad económica. El producto interno bruto (PIB) registró un magro crecimiento de 1.3 por ciento en el primer trimestre, mientras que el consumo privado mostró un comportamiento más saludable, la inversión tuvo un crecimiento modesto y el sector industrial registró un virtual estancamiento.

El consumo privado registró un crecimiento de 2.2 por ciento en el primer trimestre del año, impulsado principalmente por los bienes semiduraderos importados, que registraron una tasa de 9.1 por ciento.

La inversión fija registró un incremento de 1.5 por ciento en el primer trimestre del año, principalmente por la inversión en maquinaria y equipo, que creció 10.4 puntos porcentuales en los primeros tres meses del año.

Por su parte, el sector industrial registró un crecimiento de apenas 0.3 por ciento en los primeros cuatro meses del año. Los sectores que destacan dentro de la industria fueron la industria de la bebidas y el tabaco, con una tasa de 6.5 puntos porcentuales y la fabricación de productos textiles, con 7.0 por ciento.

Este comportamiento se observa también en los indicadores compuestos que elabora el INEGI. El Indicador Coincidente (IC) refleja el estado general de la economía, mientras que el Indicador Adelantado (IA) busca señalar anticipadamente los puntos de giro de la actividad económica, con base en la información con la que se dispone a una fecha determinada.

El IC está compuesto de varios parámetros: el índice global de actividad económica (IGAE), el índice de actividad industrial, las ventas al menudeo, los asegurados permanentes en el IMSS, la tasa de desocupación urbana y las importaciones totales.

Los diversos componentes del IC han mostrado una leve tendencia positiva en los tres primeros meses de 2018.

Por otro lado, el IA se compone de: la tendencia del empleo en las manufacturas, el índice de confianza empresarial, en especial si el actual es un momento adecuado para invertir, el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores en términos reales, el tipo de cambio real entre México y Estados Unidos, la tasa de interés interbancaria de equilibrio (TIIE), y el índice Standard & Poor´s del mercado accionario de Estados Unidos.

Salvo uno (el índice de confianza empresarial) todos los demás componentes del IA han mostrado tendencia negativa en los primeros cuatro meses de 2018, por lo que no sería factible esperar un repunte de la economía en el corto plazo.

Una tendencia similar se observa en los indicadores compuestos para México que elabora la consultora internacional The Conference Board. El índicador coincidente (Coindident Index) calculado por esta consultoría muestra una ligera tendencia positiva en los primeros tres meses de 2018. Por su parte, el indicador adelantado (Leading Index) para México, muestra signos negativos durante febrero y marzo del presente año.

Tradicionalmente se ha observado en México que durante los años electorales al gasto público muestra un crecimiento superior al promedio, que luego se transmite al resto de la economía mediante el efecto multiplicador, resultando así en un mayor dinamismo.

A escasos quince días de las elecciones presidenciales, los diversos indicadores económicos no muestran señales de repuntar, lo que podría disminuir, aún más, las probabilidades de victoria del partido en el poder.Pronósticos conservadores

Los pronósticos de la última Encuesta sobre las Expectativas de los Especialistas en Economía del Sector Privado, levantada por el Banco de México en la última semana de mayo, no muestran señales de mejoría significativa en el corto plazo.

De acuerdo con los analistas privados, la economía mexicana crecerá 2.5, 2.6 y 2.5 por ciento en el segundo, tercer y cuarto trimestres de 2018, lo que da un crecimiento anual de 2.26 por ciento en el año, ligeramente superior al registrado en 2017.

El autor es economista dela UANL, con Doctorado en la Escuelade Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Opine usted: cesareo.gamezgr@uanl.edu.mx

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.