Monterrey

Se desacelera la producción de la industria automotriz

OPINIÓN. El mayor acceso al crédito, tanto directo por parte de las armadoras, como del sistema financiero en general, aunado a las bajas tasas del financiamiento, han hecho posible que la venta de vehículos en el País esté creciendo a tasas de dos dígitos
COMENTARIO
ECONÓMICO

MARCO A.
PÉREZ
VALTIER
25 mayo 2016 12:9 Última actualización 25 mayo 2016 12:18
Marco A. Pérez Valtier

Marco A. Pérez Valtier

Después de un excelente año 2015, la producción y las exportaciones de la industria automotriz mexicana están dando señales de debilitamiento, principalmente en lo que se refiere a los mercados de exportación.

En el periodo de enero a abril de este año, la producción de automóviles en el país acumula una caída del 5.0 por ciento, con respecto al mismo periodo del año anterior, mientras que las exportaciones caen en un 7.4 por ciento durante los primeros cuatro meses del año. En particular, las exportaciones vienen agudizando fuertemente esta caída, ya que tan solo en el mes de abril, el retroceso fue del 15.6 por ciento.

Como sabemos, el mercado estadounidense acapara el 76.4 por ciento de la producción de automóviles de México, mientras que a Canadá se le envía el 10.3 por ciento de la producción nacional, siendo el tercer destino Alemania, con el 2.7 por ciento del total de automóviles producidos en México.

En particular, las exportaciones hacia nuestro principal socio comercial, los Estados Unidos de Norteamérica, acusan una caída del 9 por ciento para los primeros cuatro meses del año, mientras que la caída en automóviles exportados hacia Canadá se reporta en 21.6 por ciento.

El mercado latinoamericano de automóviles acusa una caída del 39.7 por ciento, mientras que los vehículos exportados a Europa decrecieron en un 49.3 por ciento y los exportados a Asia cayeron en 76.7 por ciento.

En contraste, los vehículos vendidos en México siguen mostrando una dinámica de crecimiento positiva rompiendo records de venta. En efecto, durante el periodo de enero a abril de este año 2016, los automóviles vendidos en México acusan una tasa de crecimiento del 16.2 por ciento, alcanzando ya las 465 mil 733 unidades vendidas, cifra sin precedente en el País.

Sin duda, el mayor acceso al crédito, tanto directo por parte de las armadoras, como del sistema financiero en general, aunado a las bajas tasas del financiamiento, han hecho posible que la venta de vehículos en el País esté creciendo a tasas de dos dígitos.

Lo anterior, no obstante que el ritmo de crecimiento de la economía en general, no ha sido tan positivo, ya que en el reciente reporte dado a conocer por el INEGI para el primer trimestre del año, se tiene que la actividad económica creció en solo un 2.5 por ciento en términos reales, con respecto al mismo trimestre del año pasado, siendo apuntalado este crecimiento principalmente por los sectores de servicios y el comercio, por lo que ahora los pronósticos de crecimiento para este año están siendo revisados a la baja, ya que hay que recordar que la previsión original apuntaba a un crecimiento del orden del 3.7 por ciento, lo cual luce ya inalcanzable a la luz del desempeño registrado en el primer trimestre del año.

El corolario de esta nota, es que nuestro sector automotriz es altamente dependiente de las ventas al exterior, y aún con la venta de automóviles en México, creciendo a ritmos históricamente altos, el sector en general acusa tasas de crecimiento negativas, que lo pudieran llevar a despidos generalizados.

* El autor es especialista en estudios económicos y de finanzas públicas. Actualmente ocupa el cargo de Socio Economía en Pérez Góngora y Asociados.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.