Monterrey

Se derrumba la confianza

OPINIÓN. Esto puede deberse, además del pobre desempeño de la economía nacional, a la entrada en el poder del presidente Donald Trump en Estados Unidos y a sus primeras manifestaciones.
UANL Opinión Académica
Cesáreo Gámez
17 febrero 2017 10:10 Última actualización 17 febrero 2017 10:10
Cesáreo Gámez, economista dela UANL.

Cesáreo Gámez, economista dela UANL.

Los indicadores de confianza del consumidor y del sector empresarial en México sufrieron un considerable deterioro en el mes de enero de 2017, de acuerdo con información elaborada por el INEGI y el Banco de México.

Esto puede deberse, además del pobre desempeño de la economía nacional, a la entrada en el poder del presidente Donald Trump en Estados Unidos y a sus primeras manifestaciones que pueden afectar seriamente la economía, los derechos y, finalmente, los niveles de bienestar de muchos conciudadanos.

El Indice de Confianza del Consumidor (ICC), que elaboran conjuntamente el INEGI y el Banco de México mostró un descenso nunca visto en el primer mes de 2017. El ICC general registró una caída de 17.9 puntos en relación al mes anterior y de 25.7 puntos en relación a enero de 2016.

Las contracciones más fuertes tienen que ver con la situación actual y esperada de la economía del país. La percepción de la situación económica del país comparada con la que tenía hace doce meses registró una contracción de 33.3 puntos porcentuales. Además, la situación esperada de la economía del país dentro de doce meses, comparada con la actual, se contrajo en 34. 5 puntos en el primer mes de 2017.

La disminución en la confianza de los consumidores se manifestó también en otros índices complementarios del ICC, como son las perspectivas de inflación, empleo, la posibilidad de compra de automóvil o de adquirir una casa, que se redujeron en tasas de dos dígitos en el primer mes de 2017.

El pesimismo ni se limita a los consumidores, sino que también se manifiesta en el sector empresarial. Los Indicadores de Confianza Empresarial (ICE) correspondientes al primer mes de 2017, muestran un pesimismo generalizado.

Los ICE recaban la confianza de los empresarios en tres sectores productivos: la industria manufacturera, la construcción y el sector comercial.

En los tres sectores, los niveles de confianza registraron una caída, tanto en relación al mes previo como en relación al mismo mes del año anterior.

La contracción más fuerte se observa en la industria de la construcción. El ICE general de esta sector se contrajo en 7.8 puntos porcentuales, destacando la situación económica del país comparada con la existente hace un año, y la consideración de que si el actual es un buen momento para invertir, con caídas de 12.6 y 12.5 puntos porcentuales, respectivamente.

El deterioro de la confianza de los consumidores y empresarios mexicanos se suma a otros indicios de empeoramiento de las perspectivas de corto plazo de la economía mexicana detectados en otros instrumentos, como la encuesta mensual entre especialistas privados que levanta en Banco de México.

Esto complica más el panorama económico para el 2017, sin descartar sus consecuencias políticas, ya que se aproximan tiempos electorales, y este pesimismo puede ser decisivo en las preferencias electorales de los mexicanos.

Crece empleo…y desempleo en NL
El número de trabajadores ocupados en Nuevo León se incrementó en 89 mil plazas durante 2016, llegando a 2 millones 365 mil personas en el último trimestre del año.

Sin embargo, los desocupados también crecieron en 7 mil personas en el periodo, con lo que la tasa de desocupación creció a 4.1 por ciento de la población económicamente activa (PEA).

Lo anterior se dio a conocer en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), que elabora el INEGI, correspondiente al cuarto trimestre de 2015.

El principal generador de empleo en Nuevo León fue el sector terciario, en especial el comercio, que generó 25 mil nuevas plazas, los hoteles y restaurantes, con una creación neta de 17 mil empleos y los servicios diversos, en donde se crearon 24 mil plazas laborales. En cambio, en la industria manufacturera se registró una disminución neta de 3 mil 800 empleos durante 2016.

El sector informal de Nuevo León registró un incremento de 24 mil 221 trabajadores en 2016, llegando a un total de 502 mil empleos en el estado, constituyendo más de la quinta parte (21.6 por ciento) del empleo total en la entidad.

El autor es economista dela UANL, con Doctorado en la Escuela de Graduados de Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. Es profesor de la Facultad de Economía de la UANL y miembro del SNI-Conacyt.

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.