Monterrey

Screening Investment: herramienta ética de analistas financieros

Opinión. Al analizar el comportamiento del Índice MSCI World ESG, se encuentra que está constituido por instrumentos financieros de empresas con  mínimo 50 por ciento de sus utilidades en la generación de productos y servicios benéficos para el medio ambiente y la sociedad.
OPINIÓN ACADÉMICA TECNOLÓGICO DE MONTERREY

ALICIA FERNANDA GALINDO MANRIQUE
​alicia.galindo@itesm.mx
22 noviembre 2016 12:42 Última actualización 22 noviembre 2016 12:47
Alicia Fernanda Galindo Manrique

Alicia Fernanda Galindo Manrique

El principal objetivo de los analistas financieros es proporcionar
información estratégica en decisiones de inversión. Esto requiere evaluar la calidad de los datos que arrojan los mercados para responder la pregunta: ¿Qué rol específico juega la información y cómo ayuda a los usuarios para la toma de decisiones?

En el proceso de decisión “screening”, también conocido como filtros, el analista financiero debe decidir incluir o excluir portafolios basándose en criterios éticos, sociales, de gobierno corporativo y medioambientales.

La técnica también se utiliza para equilibrar portafolios seleccionando
empresas que se desempeñen mejor en estos criterios y evitando las que no. Según el reporte de la SRI (Sustainable, Responsible Impact Investing, 2016) cualquier inversionista que ha ponderado las actividades de la empresa dentro de su portafolio de acciones, fondo
de inversión o plan de retiro, es capaz de encontrar por lo menos una práctica operativa de la cual no desea obtener beneficios económicos, por ejemplo: pruebas con animales, armamento, desempeño ambiental
pobre o prácticas inhumanas laborales. Debido al gran abanico de prácticas que se busca evitar, el proceso de screening es el más utilizado por inversionistas socialmente responsables.

La investigación de las prácticas empresariales es una tarea que va más allá de las capacidades humanas debido al tamaño del mercado, industria y sectores, es por eso que esta actividad es realizada por fondos de pensiones y administradores de inversiones a través del screening investment.

Esto permite a los tenedores de instrumentos financieros decidir qué “screens” tendrán sus portafolios de inversión de acuerdo con sus valores sociales. Existen dos métodos en el screening: “positive screening” o filtros positivos y “negative screening” o filtros negativos.
Los filtros negativos se refieren a limitar empresas que producen bienes o servicios que son debatibles (petróleo, tabaco, apuestas, etc.). El
filtro positivo es más proactivo: selecciona compañías que son líderes en diseño de productos, políticas laborales, prácticas de protección del medio ambiente, derechos humanos, entre otras.

Ambos métodos se pueden utilizar para seleccionar empresas
socialmente responsables. En la actualidad existen estudios de seguimiento de mercado que ilustran filtros basados en criterios
sociales y su uso para alcanzar los objetivos financieros de los inversionistas. Algunos son el Dow Jones Sustainability Index, el Calvert Social Index y el MSCI ESG Index. La combinación de estos ha generado rendimientos altos cumpliendo con la expectativa social y ambiental de los clientes. Surgen las interrogantes, ¿cuáles son los rendimientos en dichos índices?, ¿conviene invertir en este tipo de empresas?, ¿portarse éticamente con el medio ambiente y la sociedad
genera beneficios económicos? Hay que tener en cuenta que el
objetivo de cualquier empresa es maximizar sus utilidades y que el desempeño social y ambiental no está peleado con este objetivo.

Al analizar el comportamiento del Índice MSCI World ESG, se encuentra que está constituido por instrumentos financieros de empresas con, mínimo, 50 por ciento de sus utilidades en la generación de productos y servicios benéficos para el medio ambiente y la sociedad. Desde su lanzamiento en septiembre de 2007, el índice ha mostrado rendimientos acumulados del 3.13 por ciento, con una tasa de
dividendos del 2.67 por ciento en el 2016 y una utilidad por acción de 21.02. El índice de Sharpe (Sharp ratio) es la medida del exceso de rendimiento por unidad de riesgo y en el índice MSCI World ESG es de 0.23 desde el 2007. Este resultado indica que por cada unidad de riesgo, el rendimiento proporcionado es del 23 por ciento. Si se analizan
los rendimientos anuales de este índice versus el índice “padre” del MSCI se puede comprobar que el desempeño es ligeramente mayor en inversiones sociales. Los resultados negativos son proporcionalmente mayores, esto implica que factores exógenos de mercado tampoco
perdonan al comportamiento socialmente responsable. Las empresas
están adquiriendo mayor responsabilidad corporativa y compromiso con la sociedad y el medio ambiente por diferentes medios como la auto-regulación, políticas y reportes públicos.

Esta sensibilización provoca un cambio en la cultura corporativa,
generando interés real en los accionistas y clientes de la empresa.

* La autora es profesora del Departamento Académico de Contabilidad
y Finanzas del Campus Monterrey. 

Esta es una columna de opinión. Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad únicamente de quien la firma y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.